Hielo en un frigorífico liebherr

Tengo un frigorífico LIEBHERR PREMIUM de 12 años que desde hace 3 años y en los meses de calor produce una capa gruesa de hielo en la pared interior, que aunque se la quite rascando vuelve a salir al cabo de unas semana. La temperatura del frigorífico es de 5º. Quisiera saber si hay alguna forma de evitar que se forme esta capa, o bien se trata de una avería que requiere del servicio técnico. Gracias por tu atención.
{"lat":40.3800284025118,"lng":-3.515625}

1 respuesta

Respuesta
2
Lo que te está ocurriendo no se trata de una avería, es un proceso normal que entra dentro del proceso del frío. Ocurre que es una situación que puede evitarse y debe hacerse ya que le resta eficiencia al aparato y genera un aumento de consumo eléctrico. El hielo se forma debido a que el aparato genera frío en la pared trasera del compartimento, detrás del panel se encuentra el evaporador del fluido frigorífico lo que origina que ese panel se encuentre a una temperatura muy baja.
Todos los alimentos contienen agua, el aire contiene agua, ese agua está presente en el aire en forma de humedad, esa humedad tiene tendencia a condensarse en las superficies frías, como el rocío que en las madrugadas frías se "posa" en las plantas. Del mismo modo la humedad presente en el aire se posa en la superficie fría del compartimento. Cuando el aire dentro del compartimento se ha secado el frigo comienza a extraer agua de los alimentos, agua que sigue la misma pauta y se posa en la pared fría. Solo es cuestión de tiempo que se genere hielo.
Ese hielo es un excelente aislante térmico, para hacerte una idea piensa en los iglues que se construyen los esquimales para guarecerse del frío exterior. Cuando la capa de hielo es demasiado gruesa, impide el intercambio térmico y el compresor frigorífico trabajará más horas al día con lo cual la energía eléctrica consumida será mayor y eso son euros.
Para evitar en la medida de lo posible que se forme hielo, los alimentos deben introducirse en recipientes herméticos, los líquidos sobre todo. La apertura de la puerta conviene racionalizarla y conseguir que sea lo más corta en el tiempo posible, y el menor número de veces posible. Puedes probar a subir un poco la demanda de frío del termostato, ya que si lo tienes a cinco grados, la nevera arrancará a seis o siete y parará a cuatro. Si lo pones a seis arrancará un poco por encima y parará un poco por debajo. Es cuestión de que juegues un poco con el termostato hasta encontrar un punto optimo en que encuentres suficiente frío para la conservación y en conjunción con el cuidado que pongas en el almacenamiento de los alimentos, encuentres una situación mejorada.
Todo esto pensando que no hay un aporte continuo de aire del exterior, si las gomas están deterioradas o las puertas deformadas, entrará aire de forma continua y se acelera la formación de hielo.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas