Tengo la esperanza de una respuesta...

Hola, mi nombre es Carmen y tengo 33 años. Hace cuatro años, un día amanecí con un zumbido en el oído derecho y vértigos que me hicieron vomitar todo ese día, lo cual controlé con pastillas de Gravol. Fui al otorrino y me dijo que tenía un problema en el maxilar y me recetó relajantes musculares además de ir al dentista para que vea cómo podía solucionar lo del maxilar. El zumbido continuó siempre pero era leve y me acostumbré a convivir con eso. De hecho, no volví a sentir esos terribles mareos hasta hace un año, cuando nuevamente amanecí con un zumbido, esta vez exagerado y terribles mareos que ya no pude controlar con pastillas, sino, tuvieron que ponerme ampollas de Gravol mezcladas con no sé qué. Exactamente hace un año de ello y no ha cesado, al contrario, cada vez los zumbidos se hacen más fuertes y los mareos y vértigos son peores. Amanecía y anochecía vomitando y casi no podía mantenerme despierta por tanto Gravol que tomaba para controlar los mareos. (A lo largo de esos 4 años, los zumbidos permanecieron siempre y a la vez, iba perdiendo la audición en el oído donde tengo el zumbido, el derecho. Tampoco sentí dolor de oídos en todo ese tiempo, aunque sí mucho dolor de cabeza).
A la par de eso, tenía un problema al que no prestaba atención; era un dolor fuerte en la nuca que bajaba hacia los hombros y a veces a toda la espalda. Este dolor era persistente, constante y unos días peores que otros, pero no le daba mucha importancia ya que los zumbidos en mi oído derecho y los mareos ocupaban todo mi interés.
De hecho, iba a otorrinos y todos pensaban lo mismo al examinarme: "que estaba estresada", así que comenzaron a tratarme con pastillas relajantes y para dormir. Todos los días me la pasaba durmiendo la mayor parte del día, pero los zumbidos y mareos no cesaban. Cambiaba de otorrino y lo mismo, hasta que uno de ellos comenzó a descartar otras causas, como triglicéridos, presión, tiroides, etc., etc. y todo salía normal (salvo los triglicéridos que los tenía altos, pero lo controlé con pastillas y los zumbidos jamás cesaron).
También este otorrino se rindió y fui a otro, éste me dio pastillas para irrigar mi cerebro (Ginkgo Biloba), además de relajantes, lo cual estuve tomando aproximadamente 6 meses y todo seguía igual. Luego de nuevos exámenes dijo que tenía síndrome de Meniere y comenzó a tratarme con diuréticos que tomé aproximadamente dos meses y reaccionaba mal a esas pastillas que tampoco me hacían nada, porque los mareos, náuseas, vómitos continuaban como siempre.
Como sentía mucho dolor en la cervical y muchas veces ni podía dormir por esto, no podía sostener mi cabeza y muchas veces confundía dolor de cabeza con este dolor que nacía en mi nuca. Pregunté a un par de otorrinos si este dolor en mi cervical podría ser causa de mis zumbidos, mareos, náuseas y disminución de la audición, pero sus respuestas fueron rotundas; ¡NO!.
Los dolores en mi cervical se hicieron más fuertes aún, tanto que me pareció peor que los zumbidos y mareos, así que por fin decidí ir a un quiropráctico. Éste, luego de la consulta sobre los dolores en mi cervical y después de haberle contado mi odisea de vómitos, mareos, dolores, zumbidos y mi paseo por diversas clínicas y hospitales, me mandó a sacar una radiografía cervical lateral y. ¡Oh sorpresa!, tengo rectificación de la lordosis cervical.
Me ha recetado terapia de ajustes y masajes. El quiropráctico dice que esto puede ser la causa de los mareos, vómitos, dolor de espalda y todo eso, pero duda cuando le pregunto si esto puede ser la causa de mis zumbidos y disminución de la audición de mi oído derecho. Me desespera saber la causa de mis zumbidos y quiero saber si este problema de mi cervical es la causa. ¿Por favor, puede alguien darme una respuesta?
{"lat":-16.6361918783977,"lng":-68.90625}

1 respuesta

1
Respuesta de
Hola. Bien, vamos a ver, según estaba empezando a ller el primer párrafo estaba pensando justo en a ver si tenías un problema cervical. Ohhh, sorpresa, cuando al seguir leyendo veo que es así. Vale, lo primero en tu caso, me parece perfect, dolor de oídos, zumbido, vértigos, mareos, etc... al otorrino, perfecto, que para eso es el especialista del tema 'oidil'. Una vez descartado que exista algún problema en oído (salvo el menier que te han dicho por ahí), y dado que el problema parece que está más localizado en la mandíbula, el siguiente paso, vale, perfecto, al maxilofacial para ver si es que muerdes mal y necesitas un aparatejo para equilibrar mandíbula, bien, pasos sensatos y meditados. Todo dsecartado.
De repente aparece un dolor por ahí que te baja por la nuca, hacia los hombros y que te tensiona en gran media la musculatura suboccipital (bajo la nuca) y que además te vuelve loca de dolores, un dolor nervioso que no encuentras postura que lo mejore. Vaya, vaya, que interesante, pero si tenemos una rectificación cervical ¡
Muy bien, pues desde ya te digo que la rectificación cervical, con la te´nsión muscular que la suele acompañar en casos como el tuyo, que luego encima andas estresada y que además al estrés que ya tienes de serie se añade el estrés y la ansiedad de dar mil vueltas por médicos que no dan con l oque tienes, pues ya está, agravamiento de dolores, zumbidos, vómitos, etc... En principio parece todo muy clarito.
Seguro que yo no soy nadie para recitifcar la pinión médica, pero creo que deberías decirle a quien te ha dicho que todo esto no puede ocasionar tus síntomas, que SÍ. Que pueden y de hecho seguramtne a ti, como a mucha gente, se los está ocasionando.
Así que vamos a ponernos manos a la obra y a trabajar esas tensiones. Supongo que el quiro que te está tratando, lo hará no solo a nivel cervical, mandíbula, etc... sino que empezará a ver cómo está esa columnita, desde pelvis, piernas, etc... trabajará todo ello, sin dejar de lado la musculatura a todos los niveles tratados, por supuesto haciendo mayor hincapié en la suboccipital, estiramientos, sobre todo en cervicales, etc...
Creo que es el buen camino para mejorar. Quizás yo hecho algo de menos y es un poco de trabajo a nivel de tensiones intracraneales (terapia cráneo sacral), que creo que te ayudaría mucho, así como dentro de la misma técnica de trabajo, una incidencia en el aspecto emocional, que relaje un poquito a ese cuerpo serrano que me parece que se te está quejando con razón.
A partir de aquí, es decir, trabajo terapéutico, ya sea con el quiro, osteópata, fisio, no sé, quien sea que te merezca confianza, podremos seguir con un trabajo que deberás realizar tu a diario en casita. Mejorar posturas, emociones, ejercicio, estiramientos, etc... ya que todo unido sin duda te va a sacar del túnel en el que andas metida.
Saludos.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje