Administrador

Me parece muy acertada la modificación de la Ley de la P.H. En cuanto a los morosos y demás cambios sobre mayorías. Pero, ¿qué se puede hacer?, cuando se tropieza uno con un administrador, que además de no estar colegiado es un chapucero en toda la extensión de la palabra, que no tiene ni idea de cuentas, ni de presentarlas, ni de redactar actas, ni de conseguir del Banco los nombres de los que ingresan las cuotas en la cta. Comunitaria, y al final del ejercicio presenta una liquidación donde figura un comunitario como deudor de 6 mensualidades estando al día, y más de 150.000.- "sin justificar".
(La cuota es de 6.000.-pts.).Eso si, ha sabido rodearse de un par de amiguetes que siempre le apoyan y arrastran a los demás para mantenerlo; unos por inercia, otros por que no entienden otros porque les da lo mismo y otros porque piensa que va ha salir más caro. La cuestión es, que al que sí le importa se queda solo a la hora de nombrar uno nuevo y se tiene que aguantar con el viejo ya que la poca asistencia a las reuniones son siempre los mismos que le siguen apoyando. Los que no van son los que están aburridos y desengañados o les da igual.
Me imagino que habrá unas normas mínimas que cumplir y que justifiquen la capacidad y competencia del que ocupa este cargo. ¿Cuáles son? ¿Cómo puede uno librarse de este incompetente?
Sin otro particular de momento y agradeciéndole de antemano el interés que no dudo se tomará
Atentamente
Lambea
1

1 respuesta

Respuesta
Estimado/a amigo/a:
Le doy absolutamente la razón sobre la situación que me plantea y que es desgraciadamente más común de lo que debería.
Un administrador colegiado (la duda sobre si es de verdad un administrador la puede despejar con una llamada al colegio de administradores que corresponda)
Está obligado a (art. 20 L.Propiedad Horizontal):
A)Velar por el buen régimen de l a casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares.
B) Preparar con la debida antelación y someterá a la Junta el plan de gastos previsibles, proponiendo los medios necesarios para hacer frente a los mismos.
C) Atencider a la conservación y entreteminimiento de la casa, disponiendo las reparaciones y medidas que resulten urgentes, dando inmediata cuenta de ellas al Presidente o en su caso a los propietarios.
D) Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras y efectuar los pagos y realizar los cobros que sean procedentes.
E) Actuar, en su caso, como secretario de l aJUnta y custodiar a disposición de
Los titulares la documentación de l acomunidad.
F)Todas las demás atribuciones que se confieran por la junta.
Todo esto es muy vago y realmente no aclara la diferancia que hay entre un buen y un mal administrador.
Un buen administrador, tiene una oficina abierta al público, está 40 horas a la semana a disposición de los clientes (y no dos tardes de 5 a 8). Tiene un seguro R.Civil para garantizar que siempre responderá ante un posible error en su gestión. Debe enviar puntualmente las actas y las convocatorias. Debe (salvo circunstancias excepcionales) remitir listados de recibos pendientes al presidente (para lo que debe tener la contabilidad de ingresos y de gastos al día). En conclusión, un administrador como profesional de servicios, debe dar un buen servicio.
Para finalizar está la cuestión de como cambiar a un mal administrador. Mi consejo es que usted hable con algún administrador de su zona que trabaje bien. Que éste le exponga cuales son los servicios que él le va a dar a su comunidad y que entonces y en contacto con varios vecinos (a ser posible con el acuerdo del presidente) que se reúnan y discutan los servicios que quieren recibir (entonces podrán ver el contraste entre un tipo y otro tipo de administrador). Esto puede servir para cambiar el administrador o para en el peor de los casos para que la exigencia hacia el administrador actual sea mucho mayor.
En todo caso si como me indica el arraigo del administrador entre los vecinos es elevada (cosa poco habitual por otro lado), le advierto de que tiene por delante un camino dificultoso.
Le envío un cordial saludo y le felicito por adelantado por preocuparse por algo tan poco corriente como el bien común de todos sus vecinos.
Carlos Perez Vicente.
Administrador de fincas.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas