¿Se puede despedir a un delegado de personal si ya no es necesario en su trabajo?

Soy administrativo de una ute donde tenemos 4 grúas normales y 2 grúas torre. La dirección de obra nos pide ante la falta de trabajo y próxima finalización de nuestro contrato que quitemos las grúas normales y por lo tanto que se despida a los gruístas que las manejan. Mi duda viene porque el Delegado de Personal elegido por votación en su día (actualmente somos 8 trabajadores en la ute) es uno de los gruistas que llevan las grúas normales y aunque por contrato todos los gruistas tienen la misma categoría, -oficial 1º operador de grúa-, y todos tienen su carnet de gruista, los dos que manejan las grúas torres -que serán las últimas en desmontarse- son personas más experimentadas y especializadas en ese tipo de grúas, requisito que no cumple el gruista delegado de personal.

Según tengo entendido el delegado personal es el último trabajador que se debería despedir pero dado que los dos gruistas de las grúas torre van a ser los últimos en ser despedidos no sé qué se debe hacer puesto que la opción fácil sería poner al Delegado de Personal en una grúa torre pero ello supondría un riesgo por su falta de experiencia y especialización en dichas grúas.

Un saludo y gracias

1 respuesta

1
Respuesta de

Se puede despedir a un delegado de personal por hacer un uso personal de las horas sindicales

Ser delegado de personal no significa necesariamente estar blindado frente a un despido ni que la empresa tenga que tolerar todo tipo de abusos por su parte. En una sentencia dictada hace poco más de un mes, un tribunal ha declarado la procedenciadel despido de un delegado que utilizaba de forma abusiva el crédito de horas sindicales, admitiendo como pruebas las aportadas por los detectives privados contratados por la empresa.
Utilizar el crédito horario sindical para fines personales constituye un abuso y, por tanto, es causa de despido por trasgresión de la buena fe contractual, sin que la empresa tenga que abonar al delegado de personal ningún tipo de indemnización. Y esto es así aunque para demostrar ese uso fraudulento se haya recurrido a undetective (sent. del TSJ de Murcia de 22.09.10).
Un trabajador que era delegado de personal simultaneaba su trabajo por cuenta ajena con la explotación de un negocio propio de restauración. Ante la sospecha de que estaba utilizando su crédito de horas sindicales para atender su negocio, la empresacontrató a una compañía de detectives para que averiguase si su sospecha era cierta. El seguimiento se limitó a dos ocasiones en que los detectives llamaron al trabajador a su negocio para realizar dos pedidos de comida y fueron al local a recogerlos. En esas dos ocasiones en que el trabajador estaba atendiendo su negocio había informado a su empresa de que iba a faltar para ejercer funciones sindicales.
Con estas pruebas, la compañía despidió al delegado sindical por trasgresión de la buena fe contractual. El trabajador recurrió a los tribunales amparándose en su condición de delegado sindical, que permite un uso flexible del crédito sindical, y alegando también que el hecho de que la empresa recurriera a detectives atenta contra su libertad sindical por someterlo a vigilancia, un derecho fundamental cuya vulneración invalidaría la prueba. Antes de entrar en materia, el TSJ recuerda, siguiendo la doctrina del Supremo, que el despido de un representante de los trabajadores por el mal uso del crédito horario sólo puede realizarse “en supuestos excepcionales”, puesto que los representantes tienen derecho a hacer un uso flexible del crédito, sin que pueda exigírseles “un cómputo escrupuloso del tiempo empleado” en sus funciones de representación, dado que a veces se realizan reuniones informales que incluso pueden tener lugar en bares, etc. Pero una cosa es eso y otra un uso indebido “habitual y manifiesto” del crédito horario, que es lo que en este caso el tribunal reconoce que ocurrió, y de lo que no le salva su condición de representante de los trabajadores.Y en cuanto al uso de detectives, una cosa es que los representantes tengan derecho a desempeñar sus funciones “sin ser sometidos a vigilancia singular”, que es algo que reconoce la jurisprudencia, y otra muy distinta es privar al empresario de poder llevar a cabo medidas de investigación que prueben sus sospechas de que se está produciendo un “incumplimiento no justificado de la obligación de trabajar” (que es causa de despido, como de hecho ocurrió). Y entre esas medidas está la de recurrir a un detective, siempre que la medida sea proporcionada al fin que se persigue: demostrar una conducta fraudulenta.Por todo ello, el tribunal, de acuerdo con los argumentos de la empresa, considera procedente el despido del delegado de personal por “transgresión de la buena fe y lealtad”, y no sólo frente a la empresa, sino también frente a los trabajadores a los que representaba y cuyo crédito sindical se suponía que dedicaba a defender sus intereses.

Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje