Miedo a la muerte

Buenos días, hará dos semana notes presión en la zona del corazón, tuve que ir de urgencias porque tenía miedo de que fuera algo malo. No me encontraron nada y me dijeron que tenía ansiedad, desde entonces estoy obsesionado con la muerte, necesito estar entretenido y a veces ni con esas, ya que suelo pensar que puedo dejar este mundo ahora. Ahora mismo estoy escribiendo y noto esa presión en el corazón aunque sea mínima, de momento no me cuesta dormir, pero no me gusta que se haga de noche, ya que es un momento de silencio que me entra pánico. La verdad que no se si ir a mi médico de cabecera para que me manden algunas pastillas o seré capaz de evitar estos miedos. Tengo 30 años, y desde pequeño recuerdo tener miedo a morir, me ponía nervioso y tenía que estar junto a mi madre, aunque me pasaba muy poco a menudo, ahora mismo vivo lejos de ella y no sé si sería la persona que necesitaría para encontrarme mejor. Estoy casado, pero con mi mujer no me gusta hablar de estas cosas, intento mantener la cabeza en otro lugar. No se que hacer para poderme ayudar, si pedir la baja durante un tiempo o es peor, ¿qué me aconsejas? ¡ Muchas gracias
1

1 respuesta

Respuesta
1
El miedo no es una causa, es una consecuencia que puede ser fácilmente vencida cuando una persona está segura de sí misma, y contenta de su misión en la vida. El alcohol es peligroso para ti porque te hace vivir en un sueño, no en la realidad que es mucho más bonita e interesante.
Debes pensar lo más grave que temes que puede pasar y decirte a ti misma: "Seguro que eso ha de pasarme". Y luego también decirte: "¿acaso acabará el mundo si me pasa eso a mi?" NO, todo seguirá igual, las flores crecerán los arroyos llevarán su agua, la luna surgirá por la noche…
La verdad es que tu y yo NO SOMOS TAN IMPORTANTES PARA ESTAR PENSANDO SIEMPRE EN NOSOTROS MISMOS.
Creo que te observas demasiado. Te tienes como protagonista "estelar" de tu vida y no dedicas suficientemente a los demás (eso me pasó a mí también durante algunos años en que viví solo).
La mejor solución para el problema que notas ahora es LLENAR TU VIDA DE HECHOS DE AMOR Y DE SERVICIO PARA LOS DEMÁS.
Sí, hay muchas personas que pasan a diario en tu camino que necesitan de ti, de una sonrisa, de que les escuches, de que valores sus trabajos o esfuerzos. ¿Qué te impide esforzarte para hacerles la vida más agradable?. Así, cuando llegue al final del día te vendrán pensamientos de esas personas contentas, llenas de energía que les has comunicado tú, y verás que eso es muy contagioso (pues te lo pasas muy bien). Estarás pensando qué y cómo actuar mañana, la semana que viene, etc.
Tienes que vivir una vida que te satisfaga a ti. No dejes pasar los días uno detrás de otro sin ningún sentido. Cuenta los días de tu vida por las buenas obras que has hecho en cada uno de ellos. Si algún día no has hecho nada positivo por los demás, considéralo un día perdido.
Procura vivir el momento presente. Disfruta de tu vida. Amate a ti mismo. Piensa en otra persona hipotética que le hubiera sucedido lo que a ti. Piensa que eres un espectador de una película en la que tú eres el protagonista. ¿Tratarías tan duramente al protagonista como en realidad te estas tratando tú a ti mismo en la vida real?
Vamos, no me cuentes sólo lo que tú consideras un aspecto negativo de tu persona. ¿No podrías encontrar aspectos positivos de tu persona? Claro que sí.
La felicidad y el sentirse bien consigo mismo no dependen del entorno ni de nada exterior a nosotros mismos.
Los pensamientos que procesas en cada momento en tu cerebro y solo esos son los que hacen a cada persona feliz o infeliz.
Hay muchas personas con defectos, traumas y problemas mucho más acentuados que los tuyos que son felices. ¿Sabes su secreto? Han salido de sí mismos. Se aceptan como son y dedican su tiempo, su energía a hacer más bonito el mundo, a ayudar a gente que los necesitan (¡Que te necesitan!).
No te analices tanto. No te culpes de algo que no puedes resolver (el pasado no se puede cambiar). Aprende a vivir ahora, hoy, en este momento. Respira, nota el aire que entra en tus pulmones y que te da energía. Siente tu corazón, tócate la mano, observa qué bellas son las manos, cuanto bien puedes hacer aún con ellas a gente que el destino pondrá a tu alcance y que están esperando que los ayudes, con una mirada, con un gesto, con una sonrisa...
Te recomiendo que busques algo en que ocupar tu tiempo libre saliendo de ti mismo (por ejemplo ayudando a enfermos, ancianos, niños huérfanos, etc.). También aprovecha cada instante de cada día para amar a los demás, piensa en ellos, en como ayudarles, en como facilitarles las cosas y verás qué bien te sientes. No hay dinero en el mundo comparable a esa sensación.
Si te gusta leer puedes hacerlo con un libro estupendo que te aclarará lo importante y lo superfluo de tu vida, lee PARA SALVARTE del P. Jorge Loring, sj. También cómprate algún libro de la Madre Teresa de Calcuta, y te enterarás de lo que es el amor. Puedes consultar sobre el P. Loring en www.arconet.es/loring .
Una página que está estupenda para consejos de superación personal y relaciones humanas es www.interrogantes.net

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas