Cómo puedo ayudar a superar la timidez infantil

Respuesta de
a
Usuario
HOLA, tengo una hija de 4 años y es muy tímida. Cuando siente la necesidad de pedir algo a una persona que no es la mami, me busca a mi (a su mamá) para que yo se lo pida a esa persona. Yo primero intento animarla para que valla ella sola y lo pida. Esto me pasa cuando vamos a ver a sus abuelos o con cualquier persona que nos encontramos en el parque. Supongo que su timidez es debido a su falta de madurez emocional. Me gustaría saber como puedo ayudar a mi hija a superar esta timidez. Con unas pautas me ayudaría. El año pasado yo dejaba a mi hija en el comedor. Allí no decía nada. Al final del curso las monitoras del comedor me dijeron que por fin hemos conseguido conocer la voz de tu hija. Considero que le cuesta mucho confiar en las personas. Sé que debo respetar su naturaleza. Esto lo aprendí, porque ha sido una niña de poca comida y me ha costado mucho asimilarlo pero ya lo he superado. Este año la profesora no es la misma que la del año pasado y también me ha comentado que le cuesta hablar. Mi hija no tiene un carácter tremendo. Es tranquila. Incluso a veces en casa tiene un comportamiento demasiado maduro.
Otra cuestión es cuando estamos en el parque mi hija está jugando tranquilamente y viene un niño que le molesta o le pega. Muchas veces no sé como actuar. Normalmente cojo a mi hija que está llorando y le digo: "sana curita sana si no se cura hoy que se cure mañana". Pero cuando me dice que aquel niño me ha pegado, muchas veces no se qué responder o a veces le digo: "Tú tienes que decirle que no se pega, que eso no esta bien y no se hace; tienes que decirle que se dan besitos y abrazadas y no se pega ni se muerde". A veces me acerco a la madre o al hijo e intento mantener una comunicación sin conflictos. No me gusta el individualismo, pero muchas veces me siento cortada.
En espera de una respuesta a mi problema os envío un saludo.
 
Experto
Buena parte de nosotros nace con una predisposición a la timidez. Las experiencias con el mundo y la relación con nuestros padres será determinante para cambiar o fortalecer esta tendencia. -
Luego de muchas investigaciones en el campo de la conducta humana se ha llegado a la conclusión de que el factor genético modula parcialmente la personalidad.
Se estima que un 20% de los bebés nace con una predisposición a la timidez pero el medio ambiente juega un rol determinante en cambiar o fortalecer esta tendencia.
Existe un componente hereditario pero que nuestra forma de ser en buena parte es consecuencia del tipo de estímulos que recibimos desde pequeños.
"Padres dominantes y sobreprotectores, por lo general, forman adultos con personalidades temerosas e inseguras".
La timidez es una actitud de retraimiento y temor frente a una situación que la persona considera peligrosa por desconocida.
Es natural sentir miedo cuando ingresamos por primera vez a un grupo o tenemos que exponer frente a un auditorio numeroso.
Pero una timidez razonable se convierte en patológica cuando sobrepasa estos límites, haciendo que la persona viva en un estado perenne de miedo por temor a la crítica.
Las personas tímidas manifiestan un nivel de autocrítica muy grande y suelen ser tremendamente exigentes y perfeccionistas y por ello temen al ridículo.
Sólo dan su opinión cuando están cien por ciento seguros de que lo que van a decir es correcto y, por consiguiente, no admite crítica.
Pero como esto no siempre es posible, viven en constante retraimiento.
"El reconocimiento sincero":
La seguridad y la confianza en un niño se forman a través del reconocimiento permanente de sus padres.
- Los padres excesivamente rígidos,
- Los que emplean la crítica permanente,
- Los que no saben demostrar afecto y ternura, probablemente formarán niños inseguros y con temores.
Una persona con una larga historia de desconfianza contará con menos recursos para enfrentar situaciones que requieren de decisión y firmeza.
Hay personas con un nivel de desconfianza tan grande que cometen errores adrede para convertir un posible éxito en fracaso.
Pero así como:
- La falta de cariño,
- La sobreprotección
También crea inseguridad y por lo tanto fortalece la timidez.
Por eso los hijos mayores y los hijos únicos son más proclives a la timidez.
Sin embargo, a medida que acumulamos nuevas experiencias y conquistamos éxitos que reafirman quiénes somos y qué somos capaces de hacer, la timidez propia de la infancia y la adolescencia se irá desvaneciendo.

"Pautas para los padres"
Demuéstrale afecto y aplaude los logros de tu hijo por pequeños que te parezcan.
Si el niño demuestra signos de excesiva timidez,
la interacción con otros niños en terapias grupales puede ser beneficiosa.
Otra alternativa es invitar a los amigos de tu hijo a casa y jugar con ellos.
Poco a poco se irá dando la interacción en torno a juegos y actividades.
Las actividades como
- La pintura,
- La música o
- El teatro
Ayudan a romper los parámetros rígidos y la falta de creatividad que manifiestan los niños tímidos.
Evita comparar a tu hijo
Con las demás personas y
Borra de tu vocabulario frases como:
- "siempre lo haces mal",
- "no seas tonto" o
- "no puedes".
"Motiva a tu hijo pero no le fuerces"
A realizar actividades que no desea.
Hay que aceptar que la timidez
Es un problema que se vence
"gradualmente y con paciencia".

La mejor manera de romper el miedo de hablar en público es
- Memorizando las primeras palabras de lo que uno va a decir.
En estos casos, las primeras frases nos ayudan a pasar el decisivo momento en el que nos vemos enfrentados por primera vez.
Esto nos facilitará seguir hablando con más confianza.
Usuario
HOLA, soy totisa, la mamá que tiene una hija de 4 años y es muy tímida. Ante todo gracias por tu respuesta.
Pero mi hija tiene que aprender a equivocarse es algo natural y bueno, porque para aprender a decir (o hacer) las cosas bien hay que equivocarse. Todos somos humanos y cometemos errores. ¿Conseguirá entender esto mi hija?. Espero que algún día. Yo por mi parte intento ser una madre menos exigente y menos rigurosa, ya que mi hija me ha demostrado que es exageradamente perfeccionista con todas aquellas cosas que aprende del colegio, como por ejemplo, los números y las letras y cuando no le sale bien algo se enfada muchísimo, porque dice que no puede y siempre está borrando lo que hace. Yo por mi parte intento calmarla y decirle que sí puede hacerlo y a veces le preguntó ¿quieres qué te ayude la mamí? Y yo le pongo unos puntitos para que haga la letra o el número. ¿Debo prestarle atención a estos pequeños detalles y tenerlos presente para que mi hija disminuya su grado de timidez?.
También intentaré ser una madre menos sobreprotectora. Es difícil, ya que de momento es hija única. Yo me he dado cuenta de que mi hija siente una gran necesidad de dependencia hacia mi. Supongo que es normal. Aunque la maestra y los monitores me comentan que se relaciona bastante bien con los demás compañeros. Como siempre ha estado conmigo, porque vivo en una población lejana de mi familia y solo nos vemos cuando hay festivos largos. Por ello, 2 días por semana la dejó en el comedor, un día va a la piscina, porque me interesa que aprenda a nadar y porque veo que se lo pasa bien; aunque cuando entra lo pasa mal, porque al entrar hace un poco de frio en la piscina grande pero la monitora me ha dicho que es solo la primera impresión y después se le pasa. Y 3 días por semana a mayorest. Algún día cuando sea más grande dejaré que mi hija invite a una compañera de clase para que venga a jugar a su casa.
También intentaré ser una madre menos crítica evitando las comparaciones.
Supongo que demuestro una actitud positiva para ayudar a mi hija y disminir su timidez.
Como puedes ver estoy muy pendiente de la evolución de mi hija. Espero que esta actitud mía no sea una obsesión y le deje una huella negativa a mi hija.
Ella es una niña que si quieres conseguir su confianza tiene que ser jugando. Si le das mucho juego ella se abre a ti y es muy amoroseta y cariñosa.
Está claro que mi objetivo es "El Reconcimiento Sincero".
Soy una madre afectuosa y cariñosa. Incluso he creado un juego que consiste en que cuando hace algo bien se gana una pegatina de color verde y cuando no una pegatina de color rojo. Es una técnica que he empezado a ponerla en práctica y que me ayuda a controlar sus rabietas o berrinches que son bastante frecuentes. Intento comunicarle que no siempre puede hacer lo que quiere, ya que nadie puede hacer lo que quiere según en que momentos de la vida. Así que cuando no quiere cambiarse de ropa o bañarse pues le digo que se ha ganado una pegatina de color rojo y si dejas de llorar y te dejas vestirte o bañarte te ganarás una pegatina de color verde y si estoy en la calle hago lo mismo, aunque me hace pasar más vergüenza. El resultado es que a mi hija le gusta que le ponga pegatinas de color verde. Se pone muy contenta. Luego cualquier cosa que ella reconoce que ha echo bien me dice que le ponga una pegatina de color verde.
Lo que no he podido controlar son los berrinches que me prepara cuando tenemos que ir al médico. Aún no sé cómo conseguir que mi hija confíe y se haga amiga del médico. Les tiene un pánico terrible desde que le pusieron la segunda vacuna de la gripe a principios de este año. Y para colmo a principios de año también le toco las vacunas que se les pone a los 4 años. Esta visita fue horrible. No se dejó hacer nada. Al final la cogimos le pusieron las vacunas y adiós. Mi hija realmente lo paso mal. Y ahora cada vez que tenemos que ir lo pasa muy mal y me cuesta mucho convencerla para ir al médico.
Supongo que de este modo estoy consiguiendo que mi hija acumule nuevas experiencias y conquistando éxitos que reafirmen lo que es capaz de hacer.
Supongo que de este modo conseguiré que disminuya su timidez de forma gradual y con mucha paciencia.
No sabía que las personas tímidas manifiestan un nivel de autocrítica muy grande y suelen ser tremendamente exigentes y perfeccionistas y por ello temen al ridículo. Yo soy un ejemplo. Estoy recibiendo terapia desde 2005 a causa de mi bajaautoestima. Soy hija única. Siempre he sido muy desconfiada y también tímida. Gracias a esta terapia estoy superando mi baja autoestima, pero aún me queda mucho. Mi autocrítica es aún más fuerte que yo.
Realmente, me ayudado mucho tu mensaje. He enriquecido mis cocimientos y me siento más segura.
Sin más que decirte, me despido a la espera de una nueva respuesta,
totisa
Usuario
Realmente me ha ayudado mucho tu mensaje.
Gracias.