Amiga cleptómana

Tengo una amiga que creo que es cleptómana, pero en este caso roba cosas importantes como una cámara digital o mucho dinero. Ella tiene 23 años y un hijo de 4. Aparte de esto miente con frecuencia en cuanto a su vida, invento tener un trabajo, estudiar y todo sobre la vida que llevaba.
El problema es que cuando queremos hablar con ella no nos dice nada, llora, y se justifica todo el tiempo, diciendo que ella no es culpable y que no tiene nada que ver con los hurtos, nosotras sabemos que si-. Desearía que me pudieran responder ya que no se como reaccionar frente a esta situación y a mi me robo también. Como se debe actuar frente a una persona de estas características, ¿esta enferma?

1 respuesta

1
Respuesta de
Cleptómana:
Al contrario de lo que se cree popularmente, un cleptómano no roba indiscriminadamente todo aquello que se encuentra, ni disfruta haciéndolo. La persona con cleptomanía siente inesperadamente el impulso de robar algo, que frecuentemente no tiene apenas valor monetario, ni le es de utilidad.
Ese impulso llega de forma inesperada, sin planearlo previamente, y resulta irrefrenable para el enfermo. Eso provoca una ansiedad grande, que se torna en una sensación de satisfacción o relax una vez cometido el hurto.
Pero el cleptómano es consciente en todo momento de que robar es un delito, y de que lo que está haciendo no está bien, por lo que la euforia del momento desaparece rápidamente dando lugar a sentimientos de culpa, ansiedad y estados depresivos. Esto crea un ambiente muy tenso en torno al enfermo, que suele acabar repercutiendo muy negativamente en su vida social y familiar.
La clave: el control de los impulsos
Los expertos clasifican la cleptomanía como un desorden de la voluntad, o de control de impulsos. Esto la emparenta directamente con otros males más frecuentes, como la ludopatía, o las tan temidas anorexia y bulimia. Por decirlo de alguna forma, este tipo de conductas constituyen una conducta adictiva, que no se quiere llevar a cabo racionalmente, ¿pero con la que se obtiene un pequeño placer momentáneo que? ¿Engancha?.
Los estudios más recientes parecen sugerir una relación muy estrecha entre la cleptomanía y otros desórdenes de la voluntad. Al igual que como la anorexia y la bulimia, parece que la cleptomanía es más frecuente entre mujeres que entre hombres. El perfil medio del paciente con cleptomanía es una mujer de alrededor de 36 años de media, con una duración de la enfermedad de alrededor de 16 años, y llegando a casos de inicio a edades tan tempranas como los cinco años.
Cómo reconocerla
En el caso de las mujeres bulímicas, por ejemplo, es frecuente que hurten grandes cantidades de comida que luego ingieren rápidamente y vomitan enseguida. Se conocen casos extremos como el de una mujer con bulimia que llegó a alquilar una habitación para llenarla con los botines de sus robos, que luego iban directamente a la basura para volver a empezar con el proceso de robo y almacenamiento. La mujer afirmaba que la contemplación de su "tesoro? la aferraba a la vida, le daba satisfacción interior y calmaba las ideas de suicidio que le provocaba la bulimia.
En todo caso, ni todos los ladrones son cleptómanos (solo el 2% de los hurtos en tiendas están relacionados con esta enfermedad), ni todos los cleptómanos roban: a veces pueden pasar meses desde que se siente una vez el impulso de robar hasta la siguiente.
Como en el resto de desórdenes de voluntad, la cleptomanía puede reconocerse por algunos rasgos característicos: realización de los hurtos sin planificación previa, robar repetidamente objetos que no tienen ningún valor ni utilidad para quien los roba. Sentimiento de presión en aumento mientras se desarrolla el hurto, sentimiento de relax o liberación justo después de realizarlo. Y pena, culpa o depresión pasada la euforia inicial, ya que el enfermo es consciente en todo momento de que su actitud es delictiva. De que la ley no distingue entre robos comunes y robos por cleptomanía.
Es importante que asista a un terapeuta para dar con el punto exacto donde se origina tu desorden y así poder seguir un tratamiento.
Ahora esta muy de moda lo de los psicólogos hipnóticos que mediante la hipnosis llegan al punto donde se originan los desordenes, de esta manera te ahorras muchas sesiones y dinero, pero ten cuidado no vaya a ir con un charlatán.
También es importante que idetifiques que tipo de placer o estimulo te da el "sustraer" artículos ajenos ya que ahí puede estar la clave. Si es un placer de que te de estimulo emocionalmente, sexualmente, sentimentalmente etc.
carl gustav jung dijo: que todo canducta con comportamientos difunsionales tiene un trasfondo sexual. hoy en dia se ha desmentido por varios medios esta afirmacion, pero se reconoce que nuestra siquis esta intimamente con la sexualidad ya que es parte de nosotros mismo.
Estoy a tus ordenes y espero haberte podido ayudar.
Un abrazo
alf
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje