¿Es el mundo en el que vivimos real o tal y como decía Descartes es ficticio?

¿La realidad que vivimos existe o estamos en un mundo ficticio como pensó Descartes?
1

1 respuesta

1
Respuesta de
La Realidad es un concepto difícil de explicar por cualquiera, ya sea una persona corriente, un filósofo o un científico. Sin embargo todos podemos entender que vivimos y nos relacionamos con ella, e incluso podemos llegar a entender que nosotros mismos somos un trozo de Realidad. Nadie sabe explicar con certeza el concepto, pero todos hablan de ella como si conocieran con exactitud lo que es. Un ejemplo parecido es que todo el mundo hable de los ovnis, pero en realidad, nadie ha visto ninguno.
Todo esto me lleva a la cuestión primera: Acercarse a la realidad. Existen varios caminos para llegar a entender lo que es la Realidad. Uno sería el saber popular o conocimiento ordinario. Desde siempre, los seres racionales, hemos intentado dar explicaciones místicas a los acontecimientos que ocurrían ante nuestros ojos para poder asimilar la Realidad. Un ser racional no puede ver las gotas de agua caer y pasar sin más. Si ese hombre relaciona las gotas de lluvia con las lágrimas de sus semejantes, quizá podría decir que existe un ser superior que vive en las alturas y está llorando, otros le siguen el juego afirmando que saben porqué está llorando e inventa una enrevesada historia que va de boca en boca y de generación en generación convirtiéndose en una especie de saber popular que todo el mundo conoce pero que nadie puede explicar. Una característica que yo creo que es característica del saber popular es lo difícil que es arrancarlo de su entorno, tanto es así, que se puede llegar a explicar de manera racional y demostrable que es falso pero se sigue creyendo a pesar de no ser verdad. Ejemplos claros de un saber popular o conocimiento ordinario son los mitos, los dioses Griegos, los héroes nórdicos, el dios de los cristianos, ..., que el agua de los charcos se evapora, que existe la suerte, que pasar debajo de una escalera trae mala suerte, ¡Aún se cree en la astrología!... Todos esos ejemplos no son en definitiva sino intentos de explicar y hacernos más cercanas la realidad de una manera ociosa y enrevesada y sin ningún esfuerzo por explicar el porqué, tan solo se interesa por el qué.
De una manera muy diferente se trata el concepto de acercarse a la realidad cuando lo abordamos desde el enorme barco de la filosofía. Ésta no se queda en el qué, sino que avanza hasta el porqué. La diferencia fundamental está en las ganas de pensar. Una tarea que a muchos les parece difícil, les da pereza y dolores de cabeza, es la esencia de todo ser humano. Un ser humano se diferencia de un ser vivo por su capacidad de razonar, pero si se nos da todo hecho, ha veces el ser humano se contenta con memorizar, y termina por dejar de lado razonar (¿para qué si ya está todo pensado?). Las personas que intentan llegar a la Realidad pensando y razonando pueden llamarse filósofos. La Realidad es vista así de una manera muy diferente, ya no sirve la explicación mística sobre las gotas de agua, ahora se pregunta uno el porqué de esas gotas, y lo relaciona con las nubes, y esas nubes con el humo del fuego y el humo húmedo que sale del agua cuando lo ponemos al fuego... Pero ese razonamiento sistemático correspondería al saber científico. Éste razona todo lo que se puede explicar a partir de unos axiomas totalmente demostrables y a partir de ahí se va construyendo el mundo tal y como es de manera científica. De esa manera se sabe el porqué de una cosa, el porqué de otra... y se explica una gran parte de la Realidad de una manera sencilla intentando destruir en mito y el saber popular. De forma general, el saber popular está enfrentado al saber científico, aunque los dos intenten llegar, de diferente forma, a acercarse poco a poco a la verdadera Realidad. Sin embargo me he dejado atrás al saber de la filosofía, la reflexión filosófica. ¿Dónde entra en esa lucha por explicar la Realidad? Muchas veces es difícil diferenciar una de la otra, me refiero al científico y al filósofo. Un científico puede ser un filósofo y un filósofo puede ser un científico, sin embargo una persona corriente, me refiero a corriente a los que emiten conocimientos populares, puede llegar a filosofar un poco, puesto que piensa para imaginar el mito, pero de ningún modo será un filósofo, y mucho menos un científico, puesto que no sistematiza los hechos para construirlos en reglas o estructuras que expliquen un trozo de realidad. Un científico puede no ser un filósofo, sin embargo, en mi opinión, todo filósofo tiene dentro un científico. ¿Por qué?:
Un científico explica diferentes apartados de la Realidad, los simplifica hasta que son predecibles en un alto porcentaje de acierto, así, la Realidad va siendo explicada y nos vamos acercando a ella, nos vamos entendiendo con ella.
Un filósofo puede hacer lo mismo, y en definitiva lo tiene que hacer, pero lo que hace grande a un filósofo es que además de luchar, junto con el científico, contra el saber popular, es que se hace preguntas con respecto a la Realidad muy diferentes y diversas que los otros dos juntos. Se pregunta, qué, porqué, cómo, y sobre todo, para qué. El filósofo intenta encontrar un sentido, una dirección que dirija a la Realidad. No intenta explicar retales como lo haría un científico, sino que intenta explicar lo que es la Realidad a causa de entender cómo y para qué existe la Realidad, y a partir de ahí empezar a ser un científico. Un científico estudia la Realidad a ciegas, sin embargo, un filósofo entiende la Realidad pera descomponerla a partir de su hermosa visión.
Un círculo vicioso se puede formar cuando un filósofo entienda la Realidad de forma errónea y comience a especificar su saber científico en base a su primera impresión filosófica de la Realidad. El círculo vicioso consiste en que el error, si es aceptado por personas corrientes, puede llegar a convertirse en un intrincado y difícil de extirpar, saber popular, y así cerrar el círculo:
Popular->científico->filósofo-
ß----------------------------------
En mi opinión, no creo que una sociedad sea aceptable si se dirige al son de la música de un saber popular. El mito y la farsa no debe llegar a ser el centro de la vida si uno quiere llegar a conocer la verdadera realidad. Por otro lado, si intentamos explicar la Realidad en base a otros conceptos que están dentro de la propia Realidad, en definitiva no queda definida. Un ejemplo que se puede poner de eso es el lenguaje definido por el propio lenguaje. Yo puedo decir perro y enseñar un perro. Así queda totalmente definido, o al menos la Idea de perro, como diría Platón. Pero si se define Perro con otras palabras, esas otras palabras necesitarán definición, y si se definen con otras palabras, esas necesitarán también definición. Y si esas últimas las definimos tan solo con palabras, habrá de definir esas palabras que la definen... Si seguimos así durante un tiempo determinado, llegará una palabra que para definirse necesite la palabra que al principio queríamos definir, ¡Puesto que el diccionario no es infinito!, y no puedo definir una palabra basándome en ella misma. No puedo decir que perro es una cosa llamada perro. Así no podríamos definir la Realidad desde dentro, podemos entender como funcionan diferentes aspectos de ella, podemos predecir con cierta exactitud algunas condiciones muy concretas, pero ¿sabremos para qué está la Realidad?, ¿Qué sentido tiene todo lo que ocurre?. Podríamos decir que no hace falta que tenga ningún sentido, bien, esa sería la respuesta de un científico, pero el filósofo no puede no poder pensar en ello, la Realidad se escabulle y a lo que nos podemos agarrar es a la ciencia, a sus pellizcos a la Realidad que nos da un poco de esperanza. ¿Habrán acertado alguna vez los conocimientos populares sobre lo que es la Realidad?, ésta es una pregunta que alguien se puede hacer. Supongo que es posible, pero la verdad es que es poco probable puesto que ese conocimiento es parecido al científico pero sin fundamento ni formación por parte del que inventa. El filósofo al menos inventa, o filosofa sobre el verdadero sentido, sobre las bases de la Realidad, pero si pensamos que la razón también pertenece a la Realidad, y por tanto, no está fuera de ella, quizá no podamos nunca, usándola, llegar a acercarnos a la Realidad. ¿Cómo acercarse a la Realidad?, ni saber ordinario, ni reflexión filosófica, ni saber científico nos pueden dar una explicación con certeza, tan solo unas sombras que con la razón interpretaremos cada uno como más nos convenga.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje

Más respuestas relacionadas

¿No es la pregunta que estabas buscando?
Puedes explorar otras preguntas del tema Filosofía o hacer tu propia pregunta: