¿Cómo evitar que mi pastor ataque a mi otra perra? ¿Aún es posible entrenarla?

Hola, tengo en casa una hermosa pastor alemán de 3 años y medio (Suzu) y una simpática alaska de 1 año (Cake). Suzu al ser la primera en llegar a la casa fue bastante consentida y al ser el primer perro de raza grande que tenemos nunca le deje en claro las reglas de dominancia (las he aprendido hoy leyendo sus respuestas a otros lectores) ya que aunque es bastante cariñosa con la familia y obedece sin chistar órdenes simples (sentada, echada, quieta) nunca conseguí salir yo primero de la casa, que dejara de tirar de la correa al sacarla a pasear (es bastante fatigoso sacarla de hecho, y nadie más podía llevarla) así como tampoco logré controlar sus intentos por pelear con todo perro que cruzaba por nuestro camino (y en mi colonia hay muchos perros callejeros que complicaron cada uno de nuestros paseos, a veces me veía agotada a solo 3 cuadras).

Con el tiempo comenzó a ladrar demasiado a todo aquél que llegara a casa por lo que siempre la amarrábamos para que las visitas lograran entrar a la casa. El veterinario dijo que esto era normal y que el problema real era que no socializaba con otros perros, por eso trajimos a cake, ya que aunque dijo que quizás tendrían alguna diferencia por lo de la dominancia, eso sería mínimo y que cake era de una raza amigable y bastante sociable. Suzu la rechazó desde el primer momento, y se portaba bastante recelosa cuando la pequeña era mimada, intentábamos darle igual atención pero era bastante notorio que Suzu apartaba a Cake y le grunía cuando la pequeña quería acercarse a jugar también, al grado que la chikis no se acerca y no come si Suzu no la autoriza.

De hecho, muchas veces vi a Cake echarse panza arriba ante cualquier acercamiento de Suzu. Hasta ahí no había problema, pero hace unos meses la agresividad de Suzu contra Cake comenzó a exagerar y le reñíamos siempre que lo hacía frente nuestro. Me dieron consejo de pasearlas juntas para integrarlas como manada (cosa que no hacíamos porque cake era más maleable y sociable al salir, por lo que mi hermana la llevaba a correr 5km diarios sin queja alguna y Suzu solo podía salir conmigo), fue terrible, cake tiraba hacia adelante tal perrito de trineo, queriendo ir rápido y Suzu tiraba alocadamente hacía cualquier perro, terminando por ponernos de los nervios a Cake y a mí. Contadas veces llegamos a caminar adecuadamente las tres. Así que empezó a sacarlas por separado, procurando que AMBAS dejaran de tirar de la correa y que Suzu asociara pasividad con avance.

También procuraba que permanecieran sentadas varios minutos antes de que les ordenara comer y aguantaban bastante bien, su conducta mejoró un poco. Pero todo se me vino abajo hace mes y medio, cuando debido a un accidente tuve que ser operada de la rodilla y aún estoy en silla de ruedas. De hecho, mi desesperación viene a que aún me faltan meses de rehabilitación y debido a la falta de caminatas, constancia en lo que empecé y supervisión a las cachorras, Suzu retomó su conducta agresiva con mayor fuerza. Mi familia les tiene aprecio y han tratado de ayudar, mi madre les deja la comida pero no se las retira, la tienen todo el día (cake ha adelgazado porque nadie supervisaba que Suzu la deje comer, ahora mi cuñado se fija). Mi hermana y cuñado tratan de pasearlas, pero el tironeo de Suzu hace que sea a Cake a quien sacan con mayor facilidad o frecuencia<em style="line-height: 1.5em;">. Encima, Cake parece provocar a Suzu sin querer cuando nos bota las patitas (creemos, que reclama atención) o nos lanza mordidas de juego. Quizás eso lo empeoró.

Lo cierto es que la mayoría les tiene miedo (sobre todo a Suzu) y hace una semana Suzu empezó ya no a reñir, sino a morder a cake, la última pelea fue terrible, mi madre me ayudó a salir de la casa como pudo (el modelo de la casa no es funcional para que una silla de ruedas salga al patio) con tal de separarlas. Al final solo conseguimos separarlas con un cubetazo de agua, pero Cake quedo muy lastimada, ya que ella nunca ha opuesto resistencia a Suzu, y además de querer escapar nunca intentó defenderse siquiera. Mi familia dice que Suzu está muy consentida, quieren deshacerse de ella ya que temen por la vida de Cake. En este punto pienso si una escuela o entrenador podría ayudar ya que desgraciadamente no puedo hacerlo yo y les tengo demasiado cariño a ambas como para pensar en separarme de alguna.

0

Añade tu respuesta

Haz clic para o