Ayuda en medievil

Hola, dime donde puedo encontrar en latefacto de las sombras para poder entrar en la puerta que esta en el bosque encanatdo, probablemente lo debo haber pasado de alto porque llegue hasta ahí y no lo tengo. Gracias
1

1 respuesta

Respuesta
1
Revisa esta excelente guía que encontré:
Fase 9 - el pueblo durmiente
Zarok ha hechizado a los aldeanos del pueblo de Gallowmere, de manera que ahora son algo parecido a los zombis de los primeros niveles, aunque mucho más rápidos. Lo peor de todo es que no están muertos, por lo que el juego no te permite acabar con ellos (sus almas son «inocentes», y al morir, restan porcentaje a tu Cáliz de las Almas). Puede que, hasta llegar aquí, hayas pensado que era difícil acabar con todos los malos, pero ¡No acabar con ninguno es casi imposible! Bueno, al final, cuando lleguen los soldados de Zarok en busca del Artefacto de las Sombras, podrás acabar con ellos, pero van armados con trabucos...
Comienzas el nivel con el Cáliz lleno al 59%. Cada vez que mates a una «buena alma», este porcentaje descenderá, y te costará mucho más llenar el Cáliz al final.
Desde donde comienzas verás que hay una herrería a tu derecha y un camino que conduce a un jardín con un lago, donde hay una pequeña celda en la pared (con un loco dentro). A tu izquierda, también desde donde empiezas, está la iglesia, a la que le falta el crucifijo (iremos allí más tarde). Pasada la iglesia, el camino continúa recto, pero también hay una pequeña callejuela a la izquierda. El camino recto te lleva a la plaza del pueblo, donde hay una fuente con una estatua que echa agua hacia arriba. Sobre el chorro de agua flota una Runa Caos. Para que esta Runa baje al suelo, es necesario cerrar el agua de la fuente, así que dirígete por la primera callejuela de la izquierda hasta llegar a un pequeño embarcadero.
Cuando llegues al final, verás unas escaleras de piedra que llevan hasta una palanca. Acciónala con un golpe y la Runa Caos bajará al suelo de la plaza. Ahora ve a recogerla. Para ello no es necesario que vuelvas al principio: si sigues la primera calle a la derecha, al salir del embarcadero, llegarás antes.
Recoge la Runa Caos y colócala en la mano que hay en la entrada de la biblioteca (el edificio que hay junto a la fuente). Ten cuidado con los aldeanos que hay en el interior del edificio, ya que no los puedes matar y ellos intentarán por todos los medios acabar contigo. Lo malo es que aquí hay un montón de libros que leer, y son todos muy interesantes (cuentan la historia completa de Gallowmere), por lo que es posible que tu pasión por la lectura venza a tu respeto por las buenas almas...
Dentro de la misma estancia verás que hay una pequeña sección aparentemente inaccesible. Allí hay otro libro y una pieza de piedra que todavía no conoces: un molde. Puedes entrar a base de empellones contra la estantería de libros que es más clara que las demás. En el libro del atril que hay en el interior de la sección que acabas de abrir leerás una nota del alcalde del pueblo. Presta atención a lo que dice, recoge el molde de piedra y sal pitando antes de que los aldeanos terminen definitivamente contigo.
A la izquierda de la biblioteca se encuentra la salida del nivel, y a la derecha, la entrada al castillo del alcalde (ambas están todavía cerradas). Detrás de la biblioteca, un poco escondida, hay una ampolla de energía. Puede que las niñas medio locas que te atizan con escobas te consuman más energía que la que contiene una ampolla entera.
Ve a la segunda calle que hay a la izquierda de la biblioteca (por donde viniste del embarcadero): la primera casa está abierta. Entra y recoge la Runa Luna, si es que la maruja rechoncha y cantarina que hay allí no te aplasta antes de un sartenazo. Sal y, un poco más abajo, en la misma calle, entra en otra casa que hay abierta. La reconocerás por los barriles que hay en su interior y porque tiene una zona separada por una verja. Para abrir la verja debes utilizar la Runa Luna, pero para acceder al sótano (al que se entra por una trampilla que está en el interior de la sección cerrada) debes colocar un barril encima de la baldosa naranja que hay en la pared izquierda de la zona exterior. La trampilla se abrirá y podrás entrar (entre sartenazos) en el sótano.
Te encontrarás en una especie de bodega con muchos barriles y ratas. Algunos barriles contienen algo de oro, aunque no merece la pena perder el tiempo con ellos (depende de lo avaricioso que seas). Si matas a una rata, también obtendrás tu recompensa: una moneda por rata. Pero recuerda usar el Martillo que no se gasta, si decides emprender tu carrera como exterminador de plagas, porque con la Porra de madera gastarías más de lo que obtendrías en metálico. En cualquier caso, tienes una Porra de madera en el baúl del fondo de esta habitación: recógela y sal por la abertura que hay en la pared de la derecha.
La habitación siguiente tiene la misma estructura que la de arriba: una verja divide la estancia en dos partes y necesitas una Runa Tierra para entrar en la parte cerrada. Cuidado con el carnicero loco que va por ahí cortando el aire con su machete ensangrentado, no vaya a hacerte pupa. Sube por las escaleras del fondo y, arriba, verás a dos señoras cantando por peteneras con sendas sartenes en las manos. En la esquina del fondo hay una columna con un busto del alcalde en lo más alto. No alcanzas. También verás una Runa Tierra encerrada en una pequeña celda, con un hombre, en la esquina derecha. Para conseguir que la estatua baje (la necesitas), rompe el candado de la celda, recoge la Runa Tierra y baja al piso anterior, donde está el carnicero. Coloca la Runa Tierra en la mano verde, entra en la sección que acabas de abrir y acciona la palanca que hay en su interior, detrás de los barriles. Ahora sube, recoge el busto, vuelve a bajar y sal por donde has venido.
Una vez en la calle, verás que los guardias de Zarok han tomado posesión del pueblo. Están buscando el Artefacto de las Sombras (como tú, aunque todavía no lo sepas). Estos soldados serán tu única oportunidad de llenar el Cáliz de las Almas, siempre y cuando no hayas aniquilado a demasiados inocentes en lo que va de nivel.
Pero no te entretengas, porque todavía quedan cosas por hacer. Ve a la casa del herrero (al principio del nivel). Recoge el Escudo de plata que hay en el baúl que encontrarás en el interior del edificio. Necesitas construir un nuevo crucifijo para la iglesia, y tienes en tu poder un molde en forma de cruz y una estatua de oro, ¿qué más quieres? Lee el libro de la izquierda si quieres aprender a manejar el fuelle, pero es bastante sencillo. Acércate al fuego, pulsa Select, selecciona el molde de piedra y pulsa X. Ahora haz lo mismo con el busto, que también está en el menú de objetos. Bueno, pues sólo queda fundir: súbete al extremo del fuelle, salta, espera a que baje, vuelve a saltar, espera a que baje... Verás que el fuego se va intensificando poco a poco hasta fundir el metal de busto en el molde. Cuando por fin aparezca la Cruz terminada, saldrá del fuego por si sola (tranquilo: no quema). Tómala y sal pitando. Ve a la iglesia.
Cuando coloques el crucifijo en su lugar correspondiente (debes ponerte justo delante del hueco de la cruz y ejecutar el procedimiento habitual desde el menú de objetos), se abrirá una puerta secreta a la izquierda y podrás recoger la llave de la caja fuerte del alcalde. Al mismo tiempo, se abrirá la puerta del calabozo que te comentamos al principio del nivel, el del jardín que tiene un estanque. Vuelve por lo tanto al principio del nivel, entra en el jardín, mata al malo que había dentro y entra en lo que parecía una celda. Ahora estarás en el jardín de la mansión del alcalde. Necesitas entrar en dicha mansión, y como las puertas están taponadas, la única forma de hacerlo es por el techo. Para subir hasta allí, bordea la casa por el lado derecho hasta dar con unos sacos de arena. Sube por ellos hasta el techo y entra por la chimenea.
Ahora te encuentras en un salón. Hay una palanca a un lado y un armario al otro. Acciona la palanca para abrir las puertas a la salida del nivel, y utiliza la llave que recogiste en la iglesia para abrir el armario azul, donde se encuentra el Artefacto de las Sombras. Sal por la puerta abierta que da al castillo (la única que hay). Justo a la izquierda, nada más salir, hay una abertura en la pared: allí está el Cáliz de las Almas. Termina de llenarlo con las almas de los soldados que saldrán en tu busca a continuación (que no serán pocos). Cuando esté lleno, vuelve por él y abandona el nivel saliendo por la puerta que abriste desde el interior de la mansión del alcalde (a la izquierda de la biblioteca). Está salida está custodiada por tres guardias un tanto revoltosos, pero no podrán contigo.
¡Suerte y saludos!

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas