Problemas de erección

Buen día:
Escribo a este sitio porque de cierto tiempo para acá he empezado a tener ciertos problemas que me tienen un tanto angustiado. Desde unas tres semanas para acá empecé a notar a mi pene no se contraía del todo y quedaba un poco alargado, cosa que atribuí al intenso calor que ha estado haciendo este mes. Sin embargo, con el paso de los días empecé a despertarme a diario con ciertas molestias al orinar, un ardor que, aunque no era tan doloroso como cuando sufro del llamado "mal de orín" sí era más prolongado el tiempo en que tenía tal molestia. Hasta ahí pensé que todo se trataba de una infección y pensé en tomar algún antibiótico como Pirifur o Pirimir, así que sólo estaba esperando la quincena para ir a la farmacia y comprarlas. Todo cambió cierta noche en la que decidí masturbarme y sentí un intenso dolor al momento de eyacular. Fue un dolor en el vientre, más o menos en la base del pene y cierto adolecimiento de la uretra que me duró el tiempo en que tardé en conciliar el sueño.
Alarmado ahora sí por todo esto decidí visitar al urólogo, quien después de escuchar mi sintomatología me diagnosticó una prostatitis y me dio medicamento para tratarla (Nimesulida, Trimetropina con Sulfa, Serratiopeptidaza de 10 y Tamsulosina de 0.4). Me recomendó también que continuara "satisfaciéndome" para que mi próstata no estuviera saturada. Le conté también sobre el tamaño anormal de mi pene y me dijo lo mismo, que seguramente se debía al calor y después de una inspección me dijo que todo estaba bien.
He seguido el tratamiento que me dio, pero he notado algunas alteraciones, como que las erecciones nocturnas son más frecuentes y al levantarme tardo más tiempo en perder la erección. Anteriormente bastaba con levantarme al baño, orinar y esperar un poco para que mi pene regresara a la normalidad, pero últimamente tardo más tiempo esperando perder esa erección nocturna y cuando al fin la he perdido el pene no se retrae completamente sino que queda, como ya lo he dicho, algo alargado. Y por paradójico que pueda parecer, siento que estas erecciones un tanto prolongadas no tienen la misma firmeza que tenían anteriormente. También me he masturbado unas dos o tres veces desde que empecé el tratamiento y aunque ya no sentí ese dolor en el vientre me he percatado de que tampoco aquí mi erección tiene la misma firmeza de antaño y de que mi respuesta orgásmica ha disminuido, digamos que durante la eyaculación no siento que se me "nublen los sentidos" como ocurre normalmente, sino que asisto a mi eyaculación sin perder del todo la conciencia.
Me gustaría saber si todo lo anterior también es parte de la sintomatología de la prostatitis, si ustedes creen que el urólogo se equivocó en el diagnóstico o a qué puede deberse todo esto. La verdad mi angustia es que todo esto derive en impotencia, sobre todo después de haber leído todo eso de que las erecciones prolongadas pueden dañar el cuerpo cavernoso y provocar impotencia. Claro que mis erecciones no duran horas, pero no sé si puede considerarse una semierección el hecho de que mi pene no se retraiga del todo.
Muchas gracias, espero su pronta respuesta para poder librarme de estas preguntas que me quitan el sueño.

Añade tu respuesta

Haz clic para o