Dudas de contagio por mastrubacion, contacto fluidos

Hola, Amaliucha, espero que puedas ayudarme a mi gran duda:
Mi nombre es Ian el, 15 de Octubre conocí a una chica quien me practico una masturbación, sin preservativo (A LA HORA DESPUÉS SUPE QUE ERA UNA TRABAJADORA SEXUAL) (AL COMENZAR, ELLA TENIA SUS MANOS LIMPIAS Y NO HUBO CONTACTO CON SU VAGINA), en un momento dado ella llevo mi mano (IZQUIERDA) a su vagina, donde frote esta, luego le introduje el dedo medio en su vagina, todo esto fue por a lo menos unos 30 segundos y luego toque e estimule su clítoris por otro 20 segundos. Ahí mejor me detuve; pero producto de mi descuido luego de segundos, lleve mis manos a mi pene (DONDE REVISE BIEN NO TENGO HERIDAS), pero me imagino que tenia fluido vaginal en mi mano, no en forma abundante, pero tenia. Continué por un periodo 30 segundos, masturbándome, luego ella siguió practicándomela. Todo esto fue con la mano IZQUIERDA, al terminar, debí esperar como 5 o 7 minutos para ir al baño y lavarme para mojarme solo con agua. Ahí me di cuenta que en mi dedo índice de la misma mano IZQUIERDA que utilice para introducir mis dedos en la vagina y tocar su clítoris, tenia una PEQUEÑA COSTRITA COMO UNA CABEZA DE ARFILER, ya dura; pero costra.
Estaba en un borde externo del dedo, NO ERA HERIDA SANGRANTE NI ABIERTA O RASGADURA, SOLO ESTABA LA COSTRA, la verdad es difícil saber cuando me lo hice, incluso dos días después, seguía igual de dura esta costra.
EN EL DEDO MEDIO EN LA YEMA TENIA UN DIMINUTO CUERITO, DE ESOS COMO LOS DE LOS PIES, NO ERA HERIDA ESO LO CHEQUE BIEN, POR LO DEMÁS AL OTRO DÍA SE SALIO SOLO, pero que posibilidad hay de contagio por esta manera.
La otra situación
Cuando me fui a lavar las manos y mi pene, luego de 5 o 7 minutos, EN LA MANO DERECHA, QUE NO UTILICE (CUAL NO HUBO CONTACTO ALGUNO NI SE ACERCO A LA VAGINA, NI FLUIDO). En la parte superior (ATRÁS DE LA UÑA SOBRE EL DEDO) tenia una herida cicatrizando. No utilice esta mano cuando estaba con la mujer, manteniéndola alejada, ni el dedo para nada, solo para lavarme después de minutos terminado todo. También lave mi pene
Problema e incertidumbre:
EL problema es que como debo haber tenido en la mano izquierda utilizada, algo de líquido, fluido vaginal, antes de lavarme las manos:
¿Pudo el agua haber humedecido los restos de fluido vaginal, y como me estaba lavando las manos con agua; esta obviamente también mojo la herida de la otra mano (derecha que insisto ni siquiera se acerco para nada a la vagina, fluido o mi pene, y ni siquiera la utilicé). Al lavar la otra mano y al frotármelas, le cayo agua, mojando toda las mano y por supuesto la herida cicatrizante, combinando todo.
Por lo expuesto, quisiera saber según su información y manejo del tema del contagio, conductas y posibilidades:
1. ¿Es posible esa situación, o el virus de VIH muere inmediato, o muere al contacto con el agua y el cloro que contiene el agua potable?
2. ¿El VIH que contiene el fluido vaginal pierde efecto con el aire o contiene la misma potencia que el de la sangre? En Cuanto tiempo muere el VIH fuera del organismo o a lo menos pierde su potencia de contagio, y si basta que caiga un mínimo para el contagio (TODO ESTO FUERA DEL CUERPO, ORGANISMO)
3. ¿Las heridas son absorbentes y las costras aunque, protejan algo también, y si hubiera tenido aunque mínima una herida como pinchazo en la mano o dedos, así como padrastros (NO ES EL CASO PERO ME PONGO EN CASO SUPUESTO EXTREMO).
4. Con mi mano con fluido vaginal si hubiese roce con el glande, esto en una masturbación, y después al lavarme con agua, al tener contacto con la mano, que tenia fluido o restos, pero ahora mojada es lo mismo que un contacto o roce de genitales, pene con vagina. (Esta ultima por el fluido)
Acá la gran duda:
Una persona me dijo que el VIH puede vivir hasta 7 días en temperatura normal, sin afectar su capacidad de contagio no se de donde saco aquello Y QUE CON EL AGUA LOS LÍQUIDOS, FLUIDOS VAGINALES O SANGRE, ERA COMO ESTIMULARLOS EN MÁS ABUNDANCIA AL REMOVER LOS RESTOS DE LIQUIDO VAGINAL DE MI MANO SI ES QUE AUN EXISTÍAN, EL AGUA PUDO HABER SERVIDO DE CONDUCTOR Y ASÍ, AL CAER AGUA EN LA HERIDA DE LA OTRA MANO CUAL NO TUVO CONTACTO, INFECTARLA. Aunque me haya lavado después de 5 o 8 minutos después. En esta situación no hubo ni penetración, solo una masturbación, ni siquiera mutua, pero lo que me preocupa es si el VIH penetra las costras y si el AGUA LO REMUEVE REVITALIZANDOLO. (Lo que me dijeron), y por supuesto si al tocar mi pene con algo de fluido vaginal, pudo haber contagio, aunque no tuviera heridas en este.
De antemano les pido las disculpas por lo extenso de mi relato y por la ignorancia en que pueda incurrir
Realmente estaría muy agradecido que me ayudaras con tu información y experiencia en este tema. Debido que son muy pocas las personas que te contestan cosas concretas y muchos los MITOS E INCORRECTA INFORMACIÓN.
Un abrazo,
IAN
1

1 Respuesta

109.600 pts. Profesora de Psicología Profesora de Letras Madre de...
Re: Dudas de contagio 23/10/2007
23/10/2007
Experto Estimado : Concurre a la consulta con tu médico. Será lo mejor.
De todas maneras busca SIDA por internet y hay páginas muy buenas.
Te mando lo que tengo:
Se puede resumir en tres modos de contagio:
1º por relaciones sexuales,
2º por la relación materno-filial durante el embarazo, y
3º por medio de contacto con sangre contaminada (transfusiones, jeringuillas).
Cualquier relación sexual con una persona seropositiva aporta el riego de que se haya producido contagio a la persona sana. Una madre puede transmitir la enfermedad a su bebe al dar a luz o al amamantarlo. Por último, las personas que utilizan y comparten jeringuillas en el uso de la droga tiene gran riesgo de contaminarse con el VIH y otros virus
El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es la quinta causa importante de muerte en las personas entre 25 y 44 años de edad en los Estados Unidos. Alrededor de 25 millones de personas en todo el mundo han muerto a causa de esta infección desde el comienzo de la epidemia y 40.3 millones de personas están actualmente viviendo con VIH/SIDA en términos globales.
El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) causa el SIDA. Este virus ataca al sistema inmunitario y deja al organismo vulnerable a una gran variedad de infecciones y cánceres potencialmente mortales.
Las bacterias comunes, los hongos levaduriformes, los parásitos y los virus que generalmente no provocan enfermedades serias en personas con un sistema inmunitario que funciona normalmente pueden provocar enfermedades mortales en las personas con SIDA.
Se ha encontrado el VIH en saliva, lágrimas, tejido del sistema nervioso, líquido cefalorraquídeo, sangre, semen (incluido el líquido preseminal), flujo vaginal y leche materna. Sin embargo, sólo a través de la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna se presenta el contagio con otras personas.
La transmisión del virus ocurre:
A través del contacto sexual, ya sea oral, vaginal o anal.
Por vía sanguínea, mediante transfusiones (en la actualidad muy poco común en los Estados Unidos) o al compartir agujas.
De la madre al niño. Una mujer embarazada puede transmitir el virus a su feto a través del hecho de compartir la circulación de la sangre o una madre lactante puede transmitirlo a su bebé por la leche.
Hay otros métodos de transmisión poco comunes como una lesión accidental con una aguja, inseminación artificial por un semen donado y a través de trasplantes de órganos.
La infección por VIH no se propaga por contacto casual como un abrazo, por tocar cosas que han sido tocadas con anterioridad por una persona infectada con el virus, ni durante la participación en deportes ni por mosquitos.
No se transmite a las personas que DONAN sangre u órganos. Las personas que donan órganos no entran en contacto directo con los que la reciben. De la misma manera, alguien que dona sangre no tiene contacto con el que la recibe. En todos estos procedimientos se utilizan agujas e instrumentos estériles.
Sin embargo, el VIH se puede transmitir a la persona que RECIBE sangre u órganos de un donante infectado. Es por esto que los bancos de sangre y los programas de donación de órganos hacen exámenes minuciosos a los donantes, la sangre y los tejidos.
Entre los que están en el grupo con mayor riesgo se pueden mencionar:
Aquellos que tienen sexo sin protección
Los compañeros sexuales de personas que participan en actividades de alto riesgo (como el sexo anal)
Los usuarios de drogas intravenosas que comparten las agujas
Los niños nacidos de madres con VIH que no recibieron la terapia para VIH durante el embarazo
Personas que recibieron transfusiones sanguíneas o hemoderivados entre 1977 y 1985 (antes del establecimiento de las evaluaciones estándar para buscar el virus en la sangre).
El SIDA comienza con una infección por VIH. Es posible que las personas infectadas con el VIH no presenten síntomas durante 10 años o más, aunque sí pueden transmitir la infección a otros durante este período asintomático. Entre tanto, si la infección no se detecta y se inicia el tratamiento, el sistema inmunitario se debilita gradualmente y se desarrolla el SIDA..
La infección aguda por VIH progresa con el tiempo a una infección por VIH asintomática y luego a infección sintomática temprana por VIH. Posteriormente, progresa a SIDA (definido como la infección por VIH muy avanzada con conteo de células T por debajo de 200).
La mayoría de los individuos infectados con el VIH y sin tratamiento desarrollarán el SIDA. Hay un pequeño grupo de pacientes que desarrollan SIDA muy lentamente o que nunca lo desarrollan. A estos individuos se les llama pacientes sin progresión de la enfermedad y muchos parecen tener una diferencia genética que evita que el virus se adhiera a ciertos receptores inmunitarios.
Síntomas Volver al comienzo
Los síntomas del SIDA son principalmente el resultado de infecciones que normalmente no se desarrollan en personas con un sistema inmunitario sano. Estas se llaman "infecciones oportunistas".
El VIH agota el sistema inmunitario de los pacientes con SIDA, que quedan muy susceptibles a dichas infecciones oportunistas. Los síntomas comunes son fiebre, sudoración (particularmente en la noche), glándulas inflamadas, escalofríos, debilidad y pérdida de peso.
Se puede remitir a la sección de signos y exámenes a continuación para ver una lista de las infecciones oportunistas comunes y los principales síntomas asociados con ellas.
Nota: La infección inicial con VIH puede ser asintomática. Sin embargo, la mayoría de las personas sí experimentan síntomas similares a la gripe con fiebre, erupción cutánea, irritación de garganta e inflamación de los ganglios linfáticos, generalmente dos semanas después de contraer el virus. Algunas personas con infección por VIH permanecen por años sin síntomas entre el tiempo de la exposición y el desarrollo del SIDA.
Signos y exámenes Volver al comienzo
La siguiente es una lista de infecciones y cánceres relacionados con el SIDA que las personas con esta enfermedad adquieren a medida que su recuento de CD4 disminuye. Anteriormente, tener SIDA se definía como tener infección por VIH y adquirir una de estas enfermedades adicionales, pero en la actualidad se define adicionalmente como tener un recuento de CD4 por debajo de 200, incluso sin la presencia de una infección oportunista. Se pueden presentar muchas otras enfermedades y sus respectivos síntomas además de las que aparecen en esta lista.
Comunes con conteo de CD4 inferior a 350 células/ml:
Virus del herpes simple: causa úlceras o vesículas en la boca o en los genitales; se presenta con más frecuencia y severidad en un paciente infectado con VIH que antes de la infección.
Tuberculosis: infección con la bacteria de la tuberculosis que afecta predominantemente a los pulmones, pero puede afectar a otros órganos como los intestinos, el revestimiento del corazón o los pulmones, el cerebro o el revestimiento del sistema nervioso central.
Candidosis bucal o vaginal: infección por hongos levaduriformes en la boca o en los genitales.
Herpes zóster (culebrilla): úlceras/vesículas sobre un parche aislado de piel causadas por el virus varicella-zóster.
Linfoma no Hodgkin: cáncer de los ganglios linfáticos.
Sarcoma de Kaposi: cáncer de la piel, los pulmones y los intestinos, asociado con un virus del herpes (HHV-8). Esta afección puede ocurrir con cualquier conteo de CD4, pero con más probabilidad en conteos de CD4 bajos, y es más común en hombres que en mujeres.
Conteo de CD4 inferior a 200 células/ml:
Neumonía por Pneumocystis carinii: neumonía PCP, ahora llamada neumonía por Pneumocysti jiroveci.
Esofagitis por Cándida: infección dolorosa del esófago causada por hongos levaduriformes.
Angiomatosis bacilar: lesiones cutáneas causadas por una bacteria llamada Bartonella, que generalmente se adquiere por arañazos de gato.
Conteo de CD4 inferior a 100 células/ml:
Meningitis criptocócica: infección del revestimiento del cerebro por una levadura.
Demencia por SIDA: deterioro y disminución de las funciones mentales causadas por el VIH en sí.
Encefalitis por toxoplasmosis: infección del cerebro causada por un parásito que se encuentra frecuentemente en las heces de gato y que causa lesiones aisladas en el cerebro.
Leucoenfalopatía multifocal progresiva: una enfermedad viral del cerebro causada por un virus (llamado virus JC), que causa un declive rápido en las funciones cognitivas y motoras.
Síndrome consuntivo: anorexia y pérdida de peso extremas, causadas por el VIH.
Diarrea por criptosporidio: diarrea extrema causada por uno de varios parásitos conexos
Conteo de CD4 inferior a 50 células/ml:
Mycobacterium avium: una infección de la sangre causada por una bacteria relacionada con la tuberculosis.
Infección por citomegalovirus: una infección viral que puede afectar casi cualquier sistema de órganos, especialmente el intestino grueso y los ojos.
Además del conteo de CD4, la carga de ARN del VIH y pruebas de detección básica de laboratorio, citologías vaginales regulares son importantes para vigilar la infección por VIH, debido al aumento del riesgo de cáncer cervical en pacientes inmunocomprometidos. Las citologías anales para detectar cánceres potenciales también pueden ser importantes tanto para hombres como para mujeres infectados con VIH.
Tratamiento Volver al comienzo
Hasta este momento, no existe cura para el SIDA. Sin embargo, se encuentran disponibles varios tratamientos que pueden retardar el progreso de la enfermedad por muchos años y mejorar la calidad de vida de aquellas personas que han desarrollado síntomas.
La terapia antirretroviral inhibe la replicación del virus VIH en el organismo. Una combinación de varias drogas antirretrovirales, conocida como Terapia Antirretroviral Altamente Activa (HAART, por sus sigla en inglés), ha sido muy efectiva en la reducción del número de partículas de VIH en el torrente sanguíneo (medidas con un examen llamado carga viral), lo que puede ayudar al sistema inmunitario a recuperarse de la infección por VIH y a mejorar los conteos de células T.
A pesar de que ésta no es una cura para el VIH y que las personas tratadas con HAART con niveles reducidos de VIH aún pueden transmitir el virus a los demás a través de las relaciones sexuales o el uso compartido de agujas, este tratamiento ha sido enormemente efectivo durante los últimos 10 años. Hay buena evidencia de que si los niveles de VIH permanecen inhibidos y el conteo de CD4 permanece alto (por encima de 200), se puede prolongar y mejorar significativamente la vida de la persona. Sin embargo, el VIH puede volverse resistente a la HAART en los pacientes que no toman sus medicamentos en el horario debido cada día. Actualmente, existe disponibilidad de pruebas genéticas para determinar si una cepa particular es resistente a una droga particular. Estas pruebas pueden ser útiles para determinar la mejor combinación de drogas y ajustar el régimen si comienza a fallar. Estas pruebas se deben llevar a cabo para cualquier curso de tratamiento que falle y antes de empezar la terapia.
Cuando el VIH se torna resistente a la HAART, se requiere un tratamiento de último recurso para tratar de inhibir la cepa del VIH resistente. Se utilizan diferentes combinaciones de medicamentos para intentar reducir la carga viral y existe una variedad de nuevas drogas que han salido al mercado para el tratamiento del VIH resistente a las drogas.
La terapia HAART no está exenta de complicaciones, ya que es una combinación de diferentes medicamentos y cada uno tiene su propio perfil de efectos secundarios. Algunos de estos efectos comunes son: náuseas, dolor de cabeza, debilidad, malestar general y acumulación de grasa en la espalda y en el abdomen ("joroba de búfalo"). Cuando se utilizan estos medicamentos a largo plazo se puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco, afectando el metabolismo de las grasas, especialmente a través del incremento de lípidos y niveles de glucosa.
Todo médico que prescriba la HAART debe darle un seguimiento cuidadoso al paciente en busca de los posibles efectos asociados con la combinación de medicamentos administrada. Además, cada 3 a 4 meses, deben hacerse exámenes de sangre de rutina para medir los conteos de CD4 y la carga viral del VIH (un examen que mide cuánto virus se encuentra en la sangre). El objetivo es alcanzar un conteo de CD4 tan cercano a lo normal como sea posible y reducir los niveles de carga viral de VIH a un nivel indetectable.
Otros fármacos antivirales están en la etapa de investigación y muchos medicamentos nuevos están en desarrollo. Además, factores de crecimiento que estimulan el crecimiento celular, como el Epogen (eritropoyetina) y el G-CSF, se utilizan, en ocasiones, para el tratamiento de la anemia y de los bajos conteos de glóbulos blancos asociados con el SIDA.
También se utilizan medicamentos para prevenir las infecciones oportunistas (como la neumonía por Pneumocystis carinii) si el conteo de CD4 está muy bajo. Esto mantiene a los pacientes con SIDA más sanos durante períodos de tiempo más largos. Estas infecciones oportunistas se tratan en la medida en que se van manifestando.

Añade tu respuesta

Haz clic para o