Periodo entre Adán y Jesucristo

Hola Experto.
Cuanto tiempo transcurrió desde la creación del mundo con Adán y Eva hasta el período de Jesucristo, y en qué parte de la biblia puedo encontrar esa información clara y específica.

1 respuesta

1
Respuesta de
Primero debes saber una fecha referencial para comenzar a contar llamada fecha eje:
Fecha eje para las Escrituras Hebreas. Un suceso prominente registrado tanto en la Biblia como en la historia seglar es el derribo de la ciudad de Babilonia por los medos y los persas bajo Ciro. La Biblia registra este suceso en Daniel 5:30. Varias fuentes históricas (entre ellas Diodoro, Africano, Eusebio, Tolomeo y las tablillas babilónicas) señalan a 539 a.E.C. como el año en que Ciro derribó Babilonia. La Crónica de Nabonides da el mes y el día de la caída de la ciudad (falta el año). Así cronólogos seglares han establecido que la fecha de la caída de Babilonia fue el 11 de octubre de 539 a.E.C., según el calendario juliano, o el 5 de octubre conforme al calendario gregoriano.
29 Después del derribo de Babilonia, y durante el primer año de Ciro como gobernante de la Babilonia conquistada, este emitió su famoso decreto que permitía que los judíos regresaran a Jerusalén. En vista de lo que la Biblia dice, el decreto se emitió probablemente a fines de 538 a.E.C. o para la primavera de 537 a.E.C. Esto daría amplia oportunidad a los judíos para que se establecieran de nuevo en su país y subieran a Jerusalén para restaurar la adoración de Jehová en "el séptimo mes", Tisri, o alrededor del 1 de octubre de 537 a.E.C.. (Esd. 1:1-4; 3:1-6.)
Cuenta atrás hasta la creación de adán
5 A partir de la fecha eje. La fecha eje o pivote desde la cual contar hacia atrás hasta la creación de Adán es la del derribo de la dinastía babilónica por Ciro, en 539 a.E.C.. Ciro emitió su decreto de liberación para los judíos durante su primer año, antes de la primavera de 537 a.E.C. Esdras 3:1 informa que los hijos de Israel se hallaban de regreso en Jerusalén para el séptimo mes, Tisri, que corresponde a parte de septiembre y parte de octubre. De modo que se cuenta el otoño de 537 a.E.C. como la fecha en que se restauró la adoración de Jehová en Jerusalén.
6 El que se restaurara la adoración de Jehová en el otoño de 537 a.E.C. señaló el fin de un período profético. ¿Qué período? Fue el de los "setenta años" durante los cuales la Tierra Prometida 'tenía que llegar a ser un lugar devastado', sobre lo cual Jehová dijo también: "Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi atención a ustedes, y ciertamente estableceré para con ustedes mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este lugar". (Jer. 25:11, 12; 29:10.) Daniel, que estaba bien familiarizado con esta profecía, obró conforme a ella al acercarse el fin de los "setenta años". (Dan. 9:1-3.) Por lo tanto, los "setenta años" que terminaron en el otoño del año 537 a.E.C. deben haber comenzado en el otoño de 607 a.E.C. Hay hechos que confirman esto. El capítulo 52 de Jeremías describe los sucesos trascendentales del sitio de Jerusalén, la irrupción de los babilonios y la captura del rey Sedequías en 607 a.E.C. Luego, como dice el versículo 12, "en el mes quinto, el día diez", es decir, el 10 de Ab (corresponde a parte de julio y parte de agosto), los babilonios quemaron el templo y la ciudad. Con todo, ese todavía no fue el punto de partida de los "setenta años". Todavía quedaba algún vestigio de la soberanía judía en la persona de Guedalías, a quien el rey de Babilonia había nombrado gobernador de los poblados judíos restantes. En "el mes séptimo" Guedalías y otros fueron asesinados, de modo que, por temor, los judíos restantes huyeron a Egipto. Solo entonces, desde alrededor del 1 de octubre de 607 a.E.C., aquella tierra 'yació desolada para cumplir setenta años' en el sentido completo de la expresión. (2 Rey. 25:22-26; 2 Cró. 36:20, 21.)
7 De 607 a.E.C. a 997 a.E.C. El calcular este período hacia atrás desde la caída de Jerusalén hasta el tiempo en que el reino se dividió después de la muerte de Salomón presenta muchas dificultades. Sin embargo, una comparación de los reinados de los reyes de Israel y de Judá como se registran en Primero y Segundo de los Reyes indica que este período abarca 390 años. Encontramos prueba convincente de que esa es la cifra correcta en la profecía de Ezequiel 4:1-13. Un examen de la profecía muestra que señala al tiempo en que Jerusalén sería sitiada y sus habitantes serían llevados cautivos por las naciones, lo cual ocurrió en 607 a.E.C. De modo que los 40 años mencionados en el caso de Judá concluyeron con la desolación de Jerusalén. Los 390 años mencionados en el caso de Israel no terminaron cuando Samaria fue destruida, puesto que eso había sucedido mucho antes de la profecía de Ezequiel, y esta profecía dice claramente que señala al sitio y la destrucción de Jerusalén. Así, también "el error de la casa de Israel" terminó en 607 a.E.C. Si contamos hacia atrás desde esa fecha, vemos que el período de 390 años empezó en 997 a.E.C. En ese año Jeroboán, después de la muerte de Salomón, rompió con la casa de David y "procedió a separar a Israel de seguir a Jehová, y los hizo pecar con un gran pecado". (2 Rey. 17:21.)
8 De 997 a.E.C. a 1513 a.E.C. Puesto que el último de los 40 años regulares completos de Salomón como rey terminó en la primavera de 997 a.E.C., entonces su primer año regular de rey tiene que haber empezado en la primavera de 1037 a.E.C. (1 Rey. 11:42.) En 1 Reyes 6:1 el registro bíblico dice que Salomón empezó a construir la casa de Jehová en Jerusalén el segundo mes del cuarto año de su reinado. Esto significa que habían transcurrido tres años completos y todo un mes de su reinado, lo que nos lleva a abril-mayo de 1034 a.E.C. para el comienzo de la construcción del templo. No obstante, el mismo texto bíblico dice que ese año era también "el año cuatrocientos ochenta después que los hijos de Israel hubieron salido de la tierra de Egipto". De nuevo, aquí 480 tiene el sentido de cuadringentésimo octogésimo, que es un número ordinal y representa 479 años completos. Por consiguiente, 479 más 1034 nos da la fecha de 1513 a.E.C. como el año en que Israel salió de Egipto. El párrafo 19 del Estudio 2 explica que desde el año 1513 a.E.C. el mes de Abib (Nisán) había de contarse como "el primero de los meses del año" para Israel (Exo. 12:2) y que antes se observaba un año que comenzaba en el otoño, con el mes de Tisri. The New Schaff-Herzog Encyclopedia of Religious Knowledge, 1957, tomo 12, página 474, comenta: "El cálculo de los años regulares de los reyes se basa en el año que empezaba en la primavera, y es paralelo al método babilónico en que la cuenta se efectuaba del mismo modo". Prescindiendo de cuándo empezara a aplicarse a períodos bíblicos el cambio de empezar el año en el otoño a empezarlo en la primavera, esto implicaría una pérdida o una ganancia de seis meses en alguna parte de la cuenta del tiempo.
9 De 1513 a.E.C. a 1943 a.E.C. En Éxodo 12:40, 41, Moisés escribió que "la morada de los hijos de Israel, que habían morado en Egipto, fue de cuatrocientos treinta años". Por esas palabras es patente que no toda esa "morada" fue en Egipto. Este período empieza cuando Abrahán cruza el río Éufrates en camino a Canaán, momento en que entró en vigor el pacto que Jehová hizo con Abrahán. Los primeros 215 años de tal "morada" transcurrieron en Canaán, y luego hubo un período igual en Egipto, hasta que Israel quedó completamente libre de todo dominio y dependencia de Egipto, en 1513 a.E.C.. La nota sobre Éxodo 12:40 en la Traducción del Nuevo Mundo muestra que la Septuaginta griega, que se basa en un texto hebreo más antiguo que el masorético, añade, después de la palabra "Egipto", las palabras "y en la tierra de Canaán". El Pentateuco Samaritano hace lo mismo. Gálatas 3:17, que menciona también los 430 años, confirma que este período comenzó con la validación del pacto abrahámico, cuando Abrahán cruzó el Éufrates en camino a Canaán. Esto, por lo tanto, fue en 1943 a.E.C., cuando Abrahán tenía 75 años de edad. (Gén. 12:4.)
10 Otra línea de prueba apoya ese cálculo: En Hechos 7:6 se dice que la descendencia de Abrahán fue afligida por 400 años. Puesto que Jehová eliminó la aflicción por Egipto en 1513 a.E.C., la aflicción tiene que haber comenzado en 1913 a.E.C. Eso fue cinco años después del nacimiento de Isaac, y corresponde al 'burlarse' Ismael de Isaac en la ocasión de su destete. (Gén. 15:13; 21:8, 9.)
11 De 1943 a.E.C. a 2370 a.E.C. Hemos visto que Abrahán tenía 75 años de edad cuando entró en Canaán en 1943 a.E.C. Ahora es posible determinar fechas anteriores en la corriente del tiempo, hasta los días de Noé. Esto se hace mediante los períodos que se nos dan en Génesis 11:10 a 12:4. Este cálculo, que da un total de 427 años, se hace como sigue:
Desde el principio del Diluvio
Hasta el nacimiento de Arpaksad 2 años
Luego hasta el nacimiento de Selah 35 "
Hasta el nacimiento de Éber 30 "
Hasta el nacimiento de Péleg 34 "
Hasta el nacimiento de Reú 30 "
Hasta el nacimiento de Serug 32 "
Hasta el nacimiento de Nacor 30 "
Hasta el nacimiento de Taré 29 "
Hasta la muerte de Taré, cuando
Abrahán tenía 75 años de edad 205 "
Total 427 años
Si sumamos 427 años a 1943 a.E.C., llegamos a 2370 a.E.C. Así el horario de la Biblia muestra que el Diluvio de los días de Noé empezó en 2370 a.E.C.
12 De 2370 a.E.C. a 4026 a.E.C. Al ir más atrás en la corriente del tiempo, encontramos que la Biblia da los cálculos del período desde el Diluvio hasta la creación de Adán. Esto se determina según Génesis 5:3-29 y 7:6, 11. La cuenta del tiempo se resume a continuación:
Desde la creación de Adán
hasta el nacimiento de Set 130 años
Luego hasta el nacimiento de Enos 105 "
Hasta el nacimiento de Quenán 90 "
Hasta el nacimiento de Mahalalel 70 "
Hasta el nacimiento de Jared 65 "
Hasta el nacimiento de Enoc 162 "
Hasta el nacimiento de Matusalén 65 "
Hasta el nacimiento de Lamec 187 "
Hasta el nacimiento de Noé 182 "
Hasta el Diluvio 600 "
Total 1.656 años
Si sumamos 1.656 años a nuestra fecha anterior de 2370 a.E.C., llegamos a 4026 a.E.C. Para la creación de Adán, quizás en el otoño, puesto que en el otoño comenzaba el año en los calendarios más antiguos.
13 ¿Qué significado tiene esto para nosotros hoy? La primera edición en español de este libro, publicada en 1968, declaró: "¿Significa esto, entonces, que para 1967 habíamos progresado 5.992 años en el 'día' en el cual Jehová 'ha estado reposando de toda su obra'? (Gén. 2:3) Hay que considerar que la creación de Adán no corresponde con el principio del día de descanso de Jehová. Después de la creación de Adán, y todavía dentro del sexto día creativo, parece que Jehová había estado formando más creaciones de animales y de aves. También, hizo que Adán pusiera nombre a los animales, lo cual requeriría algún tiempo, y procedió a crear a Eva. (Gén. 2:18-22; vea también NW [New World Translation], ed. de 1953, nota sobre el vers. 19) Cualquiera que haya sido el tiempo que transcurrió entre la creación de Adán y el fin del 'sexto día' tiene que restarse de los 5.992 años a fin de dar la verdadera duración de tiempo desde el principio del 'séptimo día' hasta [1967]. No es bueno usar la cronología bíblica para teorizar sobre fechas que todavía se hallan en el futuro en la corriente del tiempo.-Mat. 24:36".
14 ¿Qué hay de las alegaciones científicas de que el hombre ha estado en la Tierra por centenares de miles o hasta millones de años? Ninguna de ellas puede comprobarse mediante registros escritos de aquellos tiempos antiguos, como están comprobados los sucesos bíblicos. Las fechas fantásticas que se asignan al "hombre prehistórico" se basan en suposiciones que no se pueden probar. En realidad, la historia seglar confiable, junto con su cronología, se remonta a solo unos cuantos miles de años en el pasado. La Tierra ha experimentado muchos cambios y cataclismos (como el Diluvio mundial del tiempo de Noé), que han alterado mucho los estratos rocosos y los yacimientos fosilíferos, y esto hace que cualesquiera declaraciones científicas sobre fechas anteriores al Diluvio sean sumamente conjeturales. En contraste con todas las hipótesis y teorías contradictorias de los hombres, la Biblia apela al raciocinio por medio de su relato explícito y armonioso del origen de la humanidad y de su narración histórica cuidadosamente documentada del pueblo escogido de Jehová.
15 El estudiar la Biblia y el meditar sobre las obras del Gran Observador de Tiempos, Jehová Dios, deberían hacernos muy humildes. El hombre mortal es realmente insignificante en comparación con el Dios omnipotente, cuyo estupendo acto de la creación, realizado un sinnúmero de milenios atrás, se expresa con gran sencillez en las Escrituras: "En el principio Dios creó los cielos y la tierra". (Gén. 1:1.)
La vida de Jesús en la tierra
16 Parece que los cuatro relatos inspirados de la vida terrestre de Jesús se escribieron en este orden: Mateo (c. 41 E.C.), Lucas (c. 56-58 E.C.), Marcos (c. 60-65 E.C.) y Juan (c. 98 E.C.). Como se explicó en el capítulo anterior, mediante la información de Lucas 3:1-3 y la fecha de 14 E.C. para el comienzo del reinado de Tiberio César llegamos a 29 E.C. como el punto de partida del extraordinario ministerio de Jesús en la Tierra. Aunque los sucesos relatados en Mateo no siempre siguen un orden cronológico, en la mayoría de los casos los otros tres libros parecen seguir el orden en que realmente tuvieron lugar aquellos sucesos trascendentales. Estos se resumen en el cuadro que acompaña a esta consideración. Se observará que el relato de Juan, que fue escrito más de 30 años después del último de los otros tres, llena en la historia lagunas esenciales que los otros no abarcan. Es especialmente notable que Juan mencione claramente las cuatro Pascuas del ministerio terrestre de Jesús, lo cual confirma un ministerio de tres años y medio, que terminó en 33 E.C.. (Juan 2:13; 5:1; 6:4; 12:1 y 13:1.)
17 Hay otra prueba de que Jesús murió en 33 E.C. Según la Ley de Moisés, el 15 de Nisán era siempre un "sábado" especial prescindiendo del día en que cayera. Si coincidía con un sábado común, entonces el día se conocía como un sábado "grande", y Juan 19:31 muestra que un sábado de esa índole siguió al día de la muerte de Jesús, que, por lo tanto, fue un viernes. Y no fue en 31 ni en 32, sino solo en 33 E.C. cuando el 14 de Nisán cayó en viernes. Por consiguiente, Jesús tiene que haber muerto el 14 de Nisán de 33 E.C..
18 La septuagésima "semana": 29-36 E.C. También se abarcan aspectos de tiempo relacionados con el ministerio de Jesús en Daniel 9:24-27, que predice que pasarían 69 semanas de años (483 años) "desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías el Caudillo". Según Nehemías 2:1-8, esa palabra salió "en el año veinte de Artajerjes", rey de Persia. ¿Cuándo comenzó su reinado Artajerjes? Su padre y predecesor, Jerjes, murió a fines de 475 a.E.C. Así que el año de ascensión de Artajerjes empezó en 475 a.E.C., y hay pruebas convincentes de esto en fuentes griegas, persas y babilónicas. Por ejemplo, Tucídides, historiador griego famoso por su exactitud, dice que el estadista griego Temístocles huyó a Persia cuando Artajerjes "recientemente había ascendido al trono". Otro historiador griego del siglo I a.E.C., Diodoro Sículo, permite que fijemos la fecha de la muerte de Temístocles en 471/470 a.E.C. Después de huir de su país, Temístocles había pedido permiso a Artajerjes para estudiar el idioma persa por un año antes de presentarse ante él, lo cual se llevó a cabo. Por consiguiente, Temístocles tiene que haberse establecido en Persia a más tardar en 472 a.E.C., y es razonable fechar su llegada en 473 a.E.C. En ese tiempo Artajerjes "recientemente había ascendido al trono".
19 De modo que "el año veinte de Artajerjes" sería 455 a.E.C. Si contamos 483 años (las 69 "semanas") desde ese punto y recordamos que no hubo año cero al entrar en la era común, llegamos a 29 E.C. para el aparecimiento de "Mesías el Caudillo". Jesús llegó a ser el Mesías al bautizarse y ser ungido con espíritu santo, en el otoño de ese año. La profecía indica también que "a la mitad de la [septuagésima] semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva". Esto sucedió cuando los sacrificios judíos típicos perdieron su validez debido a que Jesús se dio en sacrificio. "La mitad" de esta "semana" de años nos lleva por tres años y medio hasta la primavera de 33 E.C., cuando se dio muerte a Jesús. Con todo, "él tiene que mantener el pacto en vigor para los muchos" durante toda la septuagésima semana. Esto muestra que el favor especial de Jehová continuó con los judíos durante los siete años desde 29 E.C. hasta 36 E.C. Solo entonces se abrió el camino para que gentiles incircuncisos llegaran a ser israelitas espirituales, como lo indicó la conversión de Cornelio en 36 E.C.. (Hech. 10:30-33, 44-48; 11:1.)
Esa info tiene lo que necesitas.
Saludos
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje
¿No es la respuesta que estabas buscando? Puedes explorar otras preguntas del tema Religión o hacer tu propia pregunta: