Paño facial.

Buen día..
¿Cómo se quita el paño facial.. pero a través de alimentos,, no cremas ni tes...?

1 respuesta

1
Respuesta de
Cada vez hay más mujeres que buscan alternativas, de eficacia comprobada, para cuidar su piel con productos libres de aditivos sintéticos agresivos para la epidermis o causantes de alergias. Esta actitud se suma a la creciente conciencia ecológica y a la consiguiente demanda de información sobre los distintos productos, sus procesos de fabricación y la calidad de sus ingredientes. Respondiendo a estos criterios, la línea de Cosmética Natural Weleda ofrece tratamientos integrales para cuidar los distintos tipos de piel:
Una limpieza por la mañana y por la noche con la Leche Demaquillante de Iris o la Leche de Limpieza de Jojoba (según preferencia o tipo de piel), para eliminar las impurezas de la piel y/o quitar el maquillaje. Una tonificación con la Loción Tónica de Iris, para complementar la acción de la leche limpiadora y cerrar los poros al final de la limpieza facial. Una hidratación durante el día, con Iris Crema de Día o Jojoba Iris Crema Hidratante, que contiene aceites protectores (como por ejemplo la Jojoba o el karité) que hidratan y cuidan de los rayos lumínicos. Una hidratación y regeneración durante la noche, con Iris Crema de Noche, que repone la energía y elasticidad de la piel durante el sueño.
Una exfoliación de la piel una vez por semana con un Barro Termal que otorgue mayor firmeza, tonicidad y elasticidad a la piel.
Recomendaciones de acuerdo al tipo de piel
1) Pieles secas:
Limpiar mañana y noche el rostro y cuello con la Leche Demaquillante de Iris, y luego tonificar con la Loción Tónica de Iris. Aplicar por la mañana la Crema Nutritiva Classic o la Coldcream para hidratar la piel y cuidarla de los rayos lumínicos. Aplicar por la noche la Crema Nutritiva W, para regenerar la piel durante el sueño. Utilizar dos veces por semana una mascarilla con un aceite de Weleda con un paño húmedo tibio o caliente, previa exfoliación suave con un Barro Termal (evitar la exfoliación en pieles descamadas por la sequedad)
2) Pieles mixtas:
Limpiar mañana y noche el rostro y cuello con la Leche de Limpieza de Jojoba, y luego tonificar con la Loción Tónica de Iris. Aplicar en rostro y cuello la Crema Hidratante de Jojoba Iris. Por la noche utilizar una Crema de Rosa Mosqueta para revitalizar y regenerar la piel. Utilizar una vez por semana un Barro Termal para lograr una excelente limpieza por su acción exfoliante. Luego aplicar una gruesa capa de un aceite de Weleda y un paño caliente humedecido. Dejar actuar entre 10 y 15 minutos. Retirar el paño sin enjuagar.
3) Pieles grasas:
Limpiar mañana y noche el rostro y cuello con la Leche de Limpieza de Jojoba, y luego tonificar con la Loción Tónica de Iris. Aplicar en rostro y cuello por la mañana, la Crema Hidratante de Jojoba Iris o la Crema de Rosa Mosqueta. A la noche hidratar con la Crema de Rosa Mosqueta. Una vez por semana exfoliar el rostro y cuello con un Barro Termal. Aplicar luego una capa gruesa de Aceite de Rosa Mosqueta y un paño caliente humedecido. Dejar actuar entre 10 y 15 minutos. Retirar el paño sin enjuagar.
4) Pieles seniles:
Limpiar mañana y noche el rostro y cuello con la Leche de Limpieza de Jojoba, y luego tonificar con la Loción Tónica de Iris. Aplicar en rostro y cuello por la mañana, la Crema Nutritiva W o la Coldcream. A la noche hidratar con la Crema Nutritiva W. Una vez por semana exfoliar el rostro y cuello con un Barro Termal. Aplicar luego una capa gruesa de Aceite de Rosa Mosqueta y un paño caliente humedecido. Dejar actuar entre 10 y 15 minutos. Retirar el paño sin enjuagar.
5) Pieles con tendencia acneica:
Limpiar mañana y noche el rostro y cuello con la Leche de Limpieza de Jojoba, y luego tonificar con la Loción Tónica de Iris. Aplicar en rostro y cuello por la mañana, la Crema Hidratante de Jojoba Iris o la Crema de Rosa Mosqueta. A la noche hidratar con la Crema de Rosa Mosqueta. Una vez por semana exfoliar el rostro y cuello con un Barro Termal. Aplicar luego una capa gruesa de Aceite de Rosa Mosqueta y un paño caliente humedecido. Dejar actuar entre 10 y 15 minutos. Retirar el paño sin enjuagar.
Evitar productos comedogénicos (aceites minerales derivados del petróleo como por ejemplo, la vaselina).
En todos los casos evitar:
? Utilización de jabones.
? Dejar secar la piel luego del baño sin la utilización de un producto.
? Geles (desecan la piel).
? Toallitas desmaquillantes (solo en viajes)
? La utilización de ropa sintética y muy ajustada, ya que genera roces que resecan e irritan la piel. Olvidarse de tomar agua en buena cantidad. Someterse a calefacción excesiva.
En todos los casos evitar:
? Utilización de jabones
? Dejar secar la piel luego del baño sin la utilización de un producto.
? Geles (desecan la piel).
? Toallitas demaquillantes (solo en viajes)
? La utilización de ropa sintética y muy ajustada, ya que genera roces
Que resecan e irritan la piel.
? Olvidarse de tomar agua en buena cantidad.
? Someterse a calefacción excesiva.
Cuidado corporal:
En pieles secas utilizar el Aceite de Caléndula o el de Rosa Mosqueta.
En pieles mixtas a grasas utilizar la Leche Corporal de Rosa Mosqueta.
En pieles sensibles utilizar el Aceite de Caléndula.
En cuanto a la forma de aplicación, siempre es recomendable generar suaves masajes del centro hacia fuera, hasta la total penetración del producto. En los casos de arrugas profundas aplicar sobre la arruga con masajes con un movimiento siguiendo el surco.
Masajes relajantes
Un suave masaje con los aceites corporales de Weleda que te gusten, revive y tonifica tu piel así como también ayuda a relajar tu cuerpo. Un masaje con el Aceite de Caléndula luego de un día agotador, ayuda a equilibrar y armonizar tu cuerpo. Elige una posición cómoda para relajar tu cuerpo y deja que tu compañero masaje tu espalda con la presión que sea agradable para vos.
Masajes después del ejercicio físico
Antes y después de hacer ejercicio usa el Aceite para Masajes con Árnica, para evitar que te duelan los músculos. A través de un aromático manto de calor ayuda a relajar músculos cansados y doloridos brindando una sensación muy reconfortante. A su vez, ayuda a humectar pieles resecas. El Aceite para Masajes con Árnica podes usarlo durante un baño de inmersión o después de una cálida ducha o baño. También podes usarlo después del ejercicio físico, realizándote unos suaves masajes con movimientos circulares.
Masajes en el estómago
Para relajar tu cuerpo, estimular la digestión y disminuir el riesgo de aparición de estrías, usa el Aceite para Masajes con Árnica de la siguiente manera: Acuéstate de espalda, ponete una almohada debajo de tu cabeza y otra debajo de las rodillas para relajar tu pelvis. Con el Aceite de Weleda que más te guste, masajea suavemente tu estómago con las dos manos en el sentido de las agujas del reloj, aplicando una ligera presión por lo menos durante 5 minutos. No te olvides de respirar profundo durante el masaje.
Baños relajantes
Utiliza los finos Aceites de Weleda para darte un Baño relajante con aceites naturales. Simplemente tienes que agregar una cuchara sopera del aceite de Weleda que más te guste, mientras esta corriendo el agua en la bañadera. El Aceite se desparramará sobre la superficie del agua, y si no le agregas otro suplemento para el baño o jabón, verás que tu piel se volverá muy suave y aterciopelada luego de este baño. Para lograr una mayor relajación, te sugerimos que después del baño, seques tu cuerpo delicadamente y lo cubras con una tolla suave para reposar durante media hora en un lugar cálido y apacible.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje