Hernias en cervicales

Tengo 39 años (hombre). Hace 1 año y medio me operaron de la espalda (artrodesis lumbar L4-S1 y Laminectomia L5) por espondilolistesis, de lo cual me encuentro perfectamente.
Durante más de 15 años he practicado JUDO y rutinas de pesas (después de la intervención, solo pesas).
Ahora, tengo estos síntomas:
Dolor en la zona de la escapula derecha que se propaga por todo el brazo derecho cuando lo separo del cuerpo.
Resonancia magnética:
Rectificación de la normal lordosis cervical fisiólogica, con existencia de protusión discal paramedial izquierda C3-C4, con mínima estenosis foraminal izquierda. Hernias discales C5-C6 y C6-C7, con discreta estenosis segmentaría del conducto espinal en dichos espacios y mínima estenosis foraminal derecha C5-C6.
No signos de mielopatía compresiva en el momento actual. El resto del conducto espinal presenta unos diámetros razonablemente conservados.
Calcificación en el supraespinoso (hombro derecho)
Como ya he dicho anteriormente, el hombro no me duele nada; el cuello tampoco. El dolor esta en la escapula y brazo derecho.
Un primer médico me remitió al Neurocirujano para valorar una intervenciónj quirúrgica.
El médico que me intervino de la zona lumbar, me ha puesto un collarín blando durante 3 semanas y luego fisioterapeuta.
No se me va el dolor.
Rogaría consejo sobre lo anterior y sobre todo:
- Método o tratamiento para disminuir el dolor (¿fisioterapeuta?
- Toda mi vida he practicado deporte individual, pues lo necesito. ¿Qué deporte o ejercicio podré hacer compatible con los problemas descritos?
Me gusta mucho la natación, pero últimamente no la hacia porque me dolía la zona escapular y brazo derecho.
Pesas: ¿Podría hacer una rutina de pesas con muy poco peso, solo para tonificar los músculos?
Solicito consejo.
Muchas gracias.
1

1 respuesta

0
Respuesta de
La hernia discal es una enfermedad en la que parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce lesiones neurológicas derivadas de esta lesión.
Causas
El disco intervertebral es un cartílago situado entre las vertebras de la columna vertebral. Tiene la función de amortiguador del choque entre los cuerpos vertebrales.
El disco puede dañarse por traumatismos o por cambios degenerativos diversos. La salida del núcleo pulposo hacia el canal vertebral, a través del anillo fibroso postero-lateral (ligamento amarillo), provoca un estrechamiento del canal intervertebral, por donde sale la raíz nerviosa, y como consecuencia se produce la compresión de la raíz nerviosa.
Si la presión es débil se altera la sensibilidad, si es mayor se altera la función motora. Esto es debido a que en la superficie la raíz nerviosa tiene las terminales sensitivas (por lo que se dañan ante presiones leves), y en el interior se encuentran las terminaciones motoras, aguantando más la presión suave y dañándose si la presión es intensa.
Si la lesión se produce a nivel de las vértebras cervicales C5-6 se comprime la sexta raíz con dolor en el antebrazo y brazo superior y en el dedo pulgar, flacidez del músculo de bíceps, y reducción del reflejo del bíceps.
Si es a nivel de C6-7 se comprime la raíz séptima con aparición de dolor en el dorso del hombro, dorso del brazo y en los dedos índice y medios, con flacidez del músculo tríceps, y una reducción del reflejo del tríceps.
Estos síntomas se agravan al toser o estornudar.
Los síntomas y la exploración de la sensibilidad, movilidad y reflejos motores nos ofrecerán un mapa perfecto de la posible raíz afectada. Por ello tan solo nos queda confirmar el proceso mediante una RMN (Resonancia Magnética Nuclear) o un TAC (Tomografía Axial Computarizada).
En ocasiones se plantea realizar un estudio de la conducción nerviosa mediante una exploración Electromiográfica.
Tratamiento
Lo primero es intentar parar el traumatismo continuado con un descanso total.
A nivel del cuello mediante un collarín, aplicado muchas horas al día. También se puede intentar una tracción de estiramiento del cuello suave y mantenido con un peso de 10-15 Kg durante 30 minutos 2 ó 3 veces al día.
A nivel lumbar se debe plantear el descanso total tumbado en cama, boca arriba.Se puede asociar el tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios o relajantes musculares.
Ambos tratamientos deben prolongarse por un periodo de tres a cuatro semanas para esperar una recuperación total.
Si el cuadro no mejora debe de plantearse una intervención quirúrgica.
La terapia de Quimonucleolisis con quimopapaina está en desuso, los éxitos eran impredecibles y los efectos secundarios frecuentes.
Se tiende a realizar una laminectomía y discectomía como métodos de descompresión de la raíz.
Esta técnica se realiza mediante anestesia general. Se accede a la columna a través de la espalda, se realiza un curetaje del núcleo pulposo herniado y se rompe la lamina de la vertebra. De ésta forma la raíz nerviosa queda descomprimida al darle más tamaño al canal de salida intervertebral del nervio.
La recuperación inicial es en 3 o 4 días, para seguir en descanso total por un periodo variable de 2 a 4 semanas.
A partir de este tiempo se deben comenzar unos ejercicios de rehabilitación para conseguir una recuperación aceptable.
Expectativas
En la mayor parte de los casos el dolor de espalda permanece por 1 ó 2 años, las alteraciones neurológicas son más agradecidas a corto plazo. Si se realizan ejercicios adecuados y se controlan bien los movimientos con pesos y otras actividades la recuperación casi total puede obtenerse en 3 años.
En su caos concreto:
La compresión radicular y del canal no parece ser significativa por lo que informa la resonancia, su clínica, a falta de una adecuada exploración parece más compatible con una tendinitis del manguito de los rotadores, corroborado por la imagen de calcificación del supraespinoso, los ejercicios que suponen importantes esfuerzos pueden empeorar las herniaciones discales, por lo que no suelen estar recomendados, salvo com bien indica con el objetivo de mejorar el tono muscular, si se tratase de una tendinitis de los rotadores (se podría comprobar con una exploración detallada), es lógico que la natación le agrave el dolor pues suele empeorar con los movimientos de elevación del hombro por encima del plano horizontal. Mi consejo es que contacte con un buen médico rehabilitador que le propondrá una serie de ejercicios encaminados a la recuperación funcional del brazo.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje
¿No es la respuesta que estabas buscando? Puedes explorar otras preguntas del tema Huesos y articulaciones o hacer tu propia pregunta: