Tengo 57 años y una discapacidad

Hola:
Tengo 57 años, y una discapacidad que no llega al 65%, pero estoy impedida para realizar casi todos los trabajos, incluso para peinarme o bañarme.
Quisiera saber si tendría derecho a la pensión de orfandad que actualmente esta cobrando una hermana mía con una gran discapacidad, mi padre trabajo en dos empresas, hace uns 12 años que murió.
Yo no puedo cobrar nada por la seguridad social pues dedique mi vida a los cuidados de una hija con síndrome de Down, muy enferma del corazón, y como sabemos antes no había sitios que te atendieran a este tipo de niños, me pase 19 años cuidándola y cuando murió comencé a trabajar pero me lo prohibieron los médicos por encontrarme una grave lesión el la columna y algunas otras cosas.
Quisiera saber si tengo algún derecho a esta pensión de orfandad, ¿y si afectaría a mi hermana que la esta cobrando?.
Gracias Un saludo Manuela

1 respuesta

1
Respuesta de
Pensiones de orfandad
Beneficiarios de las pensiones de orfandad
Tienen derecho a recibir una prestación por orfandad tanto los hijos naturales de la persona fallecida a la que se le reconozca este derecho como los hijos aportados por su pareja nacidos en otro matrimonio. Siempre y cuando ambos cónyuges, el que fallece y el que sobrevive, lleven casados al menos dos años, y los hijos aportados hayan convivido con ellos durante ese tiempo y no disfruten de ninguna otra prestación de la Seguridad Social. Además, según la legislación civil, para que los hijos no naturales del fallecido puedan disfrutar de la pensión de orfandad no deben tener más familiares que se puedan hacer cargo de ellos.
En cuanto a las edades de los descendientes, el sistema establece como condición indispensable para el cobro de la prestación que en la fecha del fallecimiento del progenitor los hijos deben ser:
Menores de 18 años, o mayores de esta edad pero que tengan una incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
Mayores de 18 años pero menores de 22 años, o 24 si no sobrevive ninguno de los padres, cuando no trabajen por cuenta propia ni ajena o, si lo hacen, los ingresos obtenidos sean inferiores en cómputo anual al 100% del salario mínimo interprofesional, esto es, 7.488 euros.
Los hijos póstumos nacidos después del fallecimiento de sus progenitores.
Los beneficiarios de una pensión por orfandad dejan de recibirla cuando cumplen la edad máxima de 22 años, mientras que no trabajen o si lo hacen sus rentas no lleguen a sobrepasar el límite de los 7.488 euros. No obstante, en el caso de los huérfanos absolutos, aquellos cuyo padre y madre han fallecido, el plazo de disfrute de la pensión se alarga hasta los 24 años. Sin embargo, hay otros motivos que causan la extinción de la prestación: contraer matrimonio, ser adoptado, el fallecimiento del propio beneficiario o la comprobación de que el progenitor desaparecido no haya muerto en realidad son algunas de las principales causas.
¿Cuánto se percibe?
- Imagen: Sarah Miles -
La cuantía de las pensiones de orfandad se calcula aplicando un porcentaje del 20% a una base reguladora, cuyo cálculo, a su vez, depende de la situación laboral del fallecido en la fecha del óbito y de la causa que determine la muerte. Así, si el trabajador muere por enfermedad común y estando de alta en la Seguridad Social, su base de regulación es igual al cociente que resulte de dividir entre 28 la suma de las bases de cotización durante un periodo ininterrumpido de 24 meses. Este periodo puede ser elegido por los beneficiarios de la pensión, y siempre ha de ser dentro de los 15 años inmediatamente anteriores a la fecha del fallecimiento. Mientras que si la muerte del trabajador, estando de alta o en asimilada, se debe a un accidente laboral o a una enfermedad profesional, la cuantía mensual de la pensión se obtiene dividiendo entre 12 la suma de los siguientes conceptos:
Salario diario del trabajador en la fecha del accidente o de la baja por enfermedad multiplicado por 365 días.
Pagas extraordinarias, incluida la correspondiente al reparto de beneficios.
El cociente de dividir los pluses, retribuciones complementarias y horas extraordinarias percibidas en el año anterior al accidente, por el número de días efectivamente trabajados en dicho período. El resultado se multiplicará por 273, salvo que el número de días laborales efectivos en la actividad sea menor, en cuyo caso, se aplicará el multiplicador que corresponda.
En el supuesto de que el huérfano sea absoluto la cuantía de la pensión de orfandad es algo mayor, ya que se incrementa con el 52% correspondiente a la pensión de viudedad, pues no hay beneficiario de esa prestación como tal. La suma se reparte a partes iguales entre los hijos del matrimonio con derecho a pensión. En cualquier caso, las prestaciones por orfandad tienen además unos límites mínimos y máximos que se establecen anualmente. De esta manera, para este ejercicio una prestación de este tipo no puede ser inferior a 175,82 euros mensuales ni superior a 2.441,75 euros. En la práctica, es muy poco común que una prestación de esta naturaleza se acerque siquiera a este importe porque las bases de regulación del fallecido deberían ser casi desorbitadas para conseguir llegar a ese límite.
Las pensiones de orfandad, que están exentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), se abonan mensualmente, con dos pagas extraordinarias en los meses de junio y de noviembre; salvo en el caso de aquéllas originadas por la muerte en accidente de trabajo o enfermedad profesional. En ese caso, las pagas se reparten entre las 12 mensualidades ordinarias. Asimismo, cabe destacar que cuando el huérfano sea menor de 18 años, la pensión de orfandad se abonará a quien lo tenga a su cargo, y directamente al huérfano cuando éste alcance los 18 años.
Plazos y documentación
La pensión debe solicitarse en cualquier momento posterior al fallecimiento del trabajador, pero se debe tener en cuenta que la prestación se abonará con una retroactividad máxima de 3 meses desde la fecha de la muerte.
El plazo máximo de tiempo que puede transcurrir hasta que el Instituto Nacional de la Seguridad Social reconoce el derecho de la prestación es de 90 días, pero en la práctica se resuelve en 13 días.
La solicitud y documentación necesaria se tiene que presentar en el Centro de Atención e Información del INSS que corresponda a cada localidad. Para saber cuál es el que pertenece en cada caso se puede consultar la página web de la Seguridad Social.
La documentación precisa para tramitar una pensión de orfandad es la siguiente:
-Documento Nacional de Identidad del solicitante.
-Certificación del acta de defunción del causante fallecido-
-Documentación para calcular las bases de regulación, que varía en cada caso: certificado de la última empresa en la que haya trabajado el fallecido; documento que acredite que estaba en desempleo; o justificante de pago de cuotas si estaba obligado a ello.
-Libro de Familia del solicitante.
-Parte administrativo de accidente de trabajo o enfermedad profesional, si el fallecimiento se produjo por una de estas causas.
Mira esta página web
links
http://www.consumer.es/web/es/economia_domestica/familia/2009/01/30/183057.php?page=2
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje