¿Por qué aumenta la presión diastólica?

Hola! Mientras realizamos ejercicio físico la presión sistólica aumenta mientras que la presión diastólica se mantiene estable o incluso tiende a disminuir debido a la vasodilatación de los vasos sanguíneos que reducen la resistencia periférica pero...¿por qué si nos tomamos la presión arterial minutos después de acabar de realizar ejercicio tenemos la presión diastólica más elevada de lo que la teníamos al principio? ¿Tiene algo que ver el gasto cardíaco? Tengo entendido que cuando acabamos de realizar ejercicio la Frecuencia Cardíaca sigue todavía elevada y la resistencia periférica debería ser mayor ya que la adrenalina actuaría sobre los receptores alfa de producciendo vasoconstricción en los músculos (ya que no está activo). Espero que como especialista pueda darme alguna respuesta pues esa es la única que creo que podría ser pero no estoy del todo seguro. Saludos y gracias de antemano

1 respuesta

1
Respuesta de
No se cuantos son sus conocimientos de fisiología circulatoria y de hemodinámica, pero viendo la pregunta, parecen bastantes. Verá, en una persona normal, sin enfermedad cardiovascular, la función del sistema circulatorio es mantener un gasto cardíaco adecuado a una presión que permita la llegada de sangre a todo el organismo. Y la presión importante es la presión media. Eso significa que si en reposo el gasto es de 5 litros/minuto, con el ejercicio se puede duplicar. Esto se consigue de muchas formas: la primera es subir la frecuencia cardíaca, pero con el límite del tiempo de diastole, que si se acorta mucho no permite un llenado completo del corazón. Después aumentamos la velocidad de la contracción (llamada dp/dt). Esto produce una subida de la presión sistólica, sin aumentar la diastólica, que depende más de la contracción de los capilares, aumentando la presión media. Y todos estos cambios, está provocados por estímulos hormonales y nerviosos.
Cuando paramos el ejercicio, hay que disminuir el gasto cardíaco, pero los estímulos neuro-hormonales tardan un tiempo en desaparecer. Si bajamos la fuerza de contracción, por ejemplo, manteniendo la frecuencia y con los capilares dilatados, la presión sitólica podría bajar demasiado y provocar mareos. El cierre capilar permite subir rápidamente la presión diastólica, subiendo también la presión media a pesar de disminuir el gasto.
Todos estos cambios se producen con continuidad en función de múltiples factores que van desde la edad al estado de entrenamiento, por lo que las variaciones entre personas son enormes. Pero el objetivo es siempre el mismo: mantener el gasto cardíaco que se necesite en cada circunstancia.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje