Dudas sobre expresiones con doble negación y su correcto funcionamiento en México

Estoy teniendo una crisis existencial debido a la manera en que frases del tipo:
NO ha llegado NADIE / NO fue NADIE
NO he hecho NADA / NO creo en NADA
NO tengo NINGUNO
Adquieren el significado. Soy de México, y he notado que en muchas ocasiones, las personas usan estas maneras, pero no se si es lo correcto a nivel de lengua. El razonamiento que uso es el siguiente:
¿Cómo puede NO llegar NADIE? ¿Cómo NO hago NADA? ¿Puedo tener Ninguno? Siento que el NO al inicio de la frase negaría de antemano el resto, por lo que sería NO ha llegado alguien... O No he hecho algo... O alguna cosa... Pero como no estoy seguro de si mi razonamiento es correcto, pues no puedo corregir a las personas que lo dicen de esta forma.
Me gustaría que me ayudaran, porque como les mencioné al principio del mensaje, es una crisis existencial...
Roberto Henry
[email protected]
1

1 Respuesta

4.475 pts.
Los verbos se clasifican según unos principios de los cuales, no obstante, algunos se escapan situándose en terrenos de ambigüedad, pero en general responden a unos esquemas fijos. Una de las clasificaciones sería aquella que los divide en los que tienen necesidad de sujeto y los que no la tienen. En este sentido se habla de verbos personales e impersonales. Los impersonales son, por ejemplo, los de meteorología (Llueve en Madrid), algunos de estado (Se está bien aquí), y algunos otros que adoptan el pronombre "se" como signo de impersonalidad. Fuera de estos verbos, todos los demás necesitan un sujeto. Bien un sujeto lógico y gramatical (el que realiza o padece la acción coincide con el que según la lógica la realiza o la padece), bien solamente gramatical(en este caso, esa coincidencia no se da). Pero, sea como sea, necesitan tener un sujeto. Cuando ese sujeto es nulo o inexistente, puesto que se constata que la acción no ha sido realizada o padecida por ningún ser, entonces la ordenación interna de la oración exige la presencia de un pronombre que sirva de sujeto. Esto además da la oportunidad al interlocutor de sustituir ese pronombre por un ser concreto. Ejemplo: "¿No ha venido nadie? Sí, ha venido José". Nadie en la frase interrogativa es sustituible significativamente por ninguna persona.
Bien, lo mismo ocurre con otra clase de verbos, los transitivos, que necesitan ineludiblemente un complemento directo. Cuando ningún ser recibe directamente la acción verbal, entonces se sustituye esta función por un pronombre negativo, como en el caso anterior, quedando respetada así la estructura original de la oración y permitiendo la sustitución por el ser correspondiente. Ejemplo: "¿No has traído nada? Sí, he traído este libro". El mismo caso se supone con ninguno: "¿Te queda algún ejemplar? No, no me queda ninguno" (se sobreentiende "ningún ejemplar"). Así funciona la lógica interna de apariencia ilógica de la lengua.
Luego está el problema de la redundancia. ¿Por qué tenemos que negar dos veces lo que se puede negar sólo una? Simplemente porque la lengua utiliza este recurso de repetición a todos los niveles para asegurar la comunicación, la inequívoca comunicación del mensaje. Es algo comprobado que la comunicación, tanto oral como escrita, es redundante siempre, por necesidad de asegurse el funcionamiento.
Esto es así y lo tenemos que aceptar si queremos mantenernos en contacto lingüístico con los demás, queramos o no.
No corrijas a nadie. Lo hacen bien, siguiendo lo que se llama la norma lingüística, y apresúrate tú también a seguirla sin que te cree crisis de ningún tipo. ¿Te imaginas un mensaje donde dijeras "No ha venido"? Inmediatamente te preguntarían ¿Quién?. Pero si dices: "No ha venido nadie" has sido lo bastante rotundo como para que nadie investigue nada más. Has transmitido el mensaje deseado.
Eso es todo. Ánimo y no te lo tomes tan a pecho.

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas