Alfabeto

¿Sobre el origen del alfabeto que puedes decirme?

1 respuesta

1
Respuesta de
¿Qué es el Alfabeto?
Alfabeto es un conjunto de gráficos, o caracteres, usados para representar la estructura fonética de un lenguaje. En la mayoría de los alfabetos, los caracteres están ordenados de una forma definida, también llamada secuencia.
De manera usual, cada carácter alfabético representa una vocal o una consonante, en vez de una sílaba o grupo de consonantes y vocales. Como resultado, el número de caracteres requeridos para escribir es bastante bajo. Un lenguaje que tiene 30 sonidos consonantes y 5 vocales, por ejemplo, necesita al menos 35 letras separadas. En un silabario, en cambio, el mismo lenguaje requeriría de unos 150 signos que representen cada combinación posible de vocales y consonantes y cinco signos adicionales para las vocales. Tanto el silabario como el alfabeto son símbolos fonográficos; o sea, que representan el sonido de las palabras en vez de tener significados por sí solos.
La palabra alfabeto viene de las dos primeras letras del alfabeto griego (alfa - beta) y fue usada por primera vez, en su forma latina, por Tertuliano, un escritor eclesiástico latino del siglo II d.C. y por San Jerónimo. Los griegos le llamaban gramma (letra), así que es muy probable que el vocablo fuera adoptado bajo la influencia latina.
Teorías del Origen del Alfabeto
La evolución del alfabeto abarca dos logros importantes. El primero fue el paso tomado por un grupo de hablantes del Semítico, tal vez los fenicios, en la orilla este del Mediterráneo entre el 1700 y el 1500 a.C.: la invención de un sistema escrito basado en las consonantes conocido como el Alfabeto Semita. El segundo paso fue la invención de los griegos de los cinco caracteres que representaban los sonidos vocálicos. Este paso ocurrió entre el 800 y el 700 a.C. Mientras que algunos estudiosos consideran al Alfabeto Semítico como un silabario sin vocales y a los griegos los verdaderos creadores del alfabeto, ambos son mencionados como formas del alfabeto.
A través de los siglos, numerosas teorías han sido expuestas para explicar el origen de la escritura alfabética, y, desde épocas clásicas, el problema ha sido objeto de numerosos y meticulosos estudios. Los Griegos y Romanos consideraron a cinco grupos humanos los posibles inventores del alfabeto: los fenicios, los egipcios, los asirios, los cretenses y los hebreos. Entre las teorías modernas hay algunas que no difieren mucho de aquellas presentadas en la antigüedad. Cada país situado en o cerca de la zona del Mediterráneo Oriental ha sido mencionado como el poseedor de éste honor. Tanto la escritura jeroglífica egipcia, como la cuneiforme, como la cretense, la hitita y el silabario chipriota han sido llamadas prototipos del alfabeto. La teoría egipcia se subdivide, de hecho, en tres teorías independientes, en cada una de las cuales se menciona a uno de los tipos de escritura egipcia (jeroglífica, demótica y hierática) como la precursora del alfabeto. De manera similar, la idea de que la escritura cuneiforme es la precursora del alfabeto se subdivide en tres corrientes que señalan de manera independiente a las escrituras cuneiformes Sumeria, la Babilónica y la Asiria como las precursoras del alfabeto.
Entre las muchas otras teorías que conciernen al alfabeto están las hipótesis de que el alfabeto fue traído por los Palestinos a Creta; que las escrituras antiguas del Mediterráneo se derivan los signos geométricos empleados en el área desde tiempos remotos y, finalmente, que las inscripciones Proto Sinaiticas descubiertas en 1905 representan una fase de escritura intermedia entre los jeroglíficos egipcios y el alfabeto semita. Otra hipótesis, la teoría Ugarítica, evolucionó luego de un importantísimo descubrimiento arqueológico en 1929 en la zona de Ugarit. En éste sitio, se encontró un gran número de tabletas de arcilla inscritas con documentos de inestimable valor para diversas áreas de la ciencia. Estaban escritas en un alfabeto cuneiforme de 30 letras y datan de los siglos XIV y XV a.C.
La teoría Canaanita esta basada en un cierto número de inscripciones que no han sido descifradas, descubiertas también en 1929 en varios sitios de Palestina; la escritura pertenece en parte al año 1700 a.C. (aprox.) Y son, probablemente, los documentos de escritura alfabética más antiguos preservados hasta la fecha.
Aun con el conflicto de teorías, los estudiosos están de acuerdo en que por un período de 200 años aproximadamente, antes de la mitad del segundo milenio antes de Cristo, el alfabeto evolucionó en el área Sirio Palestina. Se puede, sin embargo, estar seguro de que en el período coomprendido entre el año 1730 a 1580 a.C. en Siria, Palestina y Egipto se vivieron condiciones favorables para la concepción de una escritura alfabética, un tipo de escritura que fuera más accesible a grupos grandes de personas, en contraste a la escritura predominante hasta la fecha en pueblos como Mesopotamia y Egipto, donde los sacerdotes y las clases privilegiadas eran las únicas con acceso a escribir. Tomando en cuenta otras evidencias, es razonable suponer que el actual prototipo del alfabeto no es muy distinto de la escritura de las primeras inscripciones semitas, ahora extintas, que pertenecen a los últimos dos o tres siglos del segundo milenio antes de Cristo. El alfabeto semita fue tan constante durante tantos siglos que es imposible pensar que ha habido cambios materiales trascendentes en los últimos 200 o 300 años. Más aun, los lenguajes semitas, basados como están en raíces de consonantes, eran perfectamente utilizables para la creación de un alfabeto de éste tipo.
El inventor o inventores del alfabeto estuvieron, sin duda, influenciados por la escritura egipcia, tal vez también por otras escrituras. De hecho, es probable que esos inventores del alfabeto hayan estado familiarizados con la mayoría de las escrituras en las tierras del Mediterráneo Oriental en la época. Aunque la nacionalidad de los inventores es desconocida, es aceptado actualmente que él o ellos pertenecían al grupo lingüístico semita, que incluye a los antiguos Canaanitas, Fenicios y Hebreos.
Originalmente, los dibujos tuvieron la forma de signos pictóricos que fueron usados subsecuentemente para representar el sonido inicial del nombre de la figura representada. El alfabeto semita se mantuvo sin cambios durante varios siglos. De hecho, si solo se toman en cuenta los valores fonéticos, el número y el orden de los signos sin tomar en cuenta sus apariencias, el alfabeto moderno usado por los hebreo podría considerarse como el sucesor del alfabeto original creado hace más de 3500 años. El orden hebreo de las letras es el más antiguo conocido. La evidencia más temprana que se tiene de que el alfabeto hebreo era enseñado en forma sistemática fue dejado en la forma de la escritura de un niño en edad escolar en los escalones superiores del palacio de Tel Lakhish, al sur de Israel. Incluye los garabatos que representan las primeras cinco letras del alfabeto en su orden convencional, y pertenece a los siglos VII u VIII a.C.
El Alfabeto Fenicio
Fue sistema de escritura que se desarrolló a partir del Alfabeto Semita y se diseminó por toda el área Mediterránea gracias a los comerciantes fenicios. Es uno de los probables antecesores del alfabeto griego y, por ende, de todo los alfabetos occidentales. La inscripción más antigua que se conoce en fenicio y que ha sobrevivido es el Epitafio de Ahiram en Byblos, Fenicia que data del siglo XI a.C. y fue escrito en el alfabeto semita. El alfabeto fenicio se desarrolló gradualmente a partir de éste alfabeto semítico y fue usado hasta alrededor del primer siglo a.C. en Fenicia. Los escritos en Fenicio "colonial" no son más que variantes del Fenicio de Tierra Firme que tuvieron lugar en las islas y se clasifican como: la variedad Ciprofenicia y la variedad Sardinia. Una tercera variante del Fenicio evolucionó hasta convertirse en el Púnico y en los alfabetos Neo Púnicos, que continuaron en uso hasta el Siglo III de nuestra era. El Púnico se usaba en monumentos y el NeoPúnico era una forma cursiva. El alfabeto fenicio con todas sus variantes evolucionó de su ancestro el Semítico solo en forma externa, ya que en contenido no era más que una alfabeto Semítico de 22 letras escritas de derecha a izquierda, con solo consonantes representadas y valores fonéticos iguales.
El Alfabeto Cretense
Creta fue la cuna de la civilización Minoica, que se desarrolló desde el 2000 a.C. hasta el 1200 a.C. aproximadamente. Esta civilización es la responsable del primer sistema escrito de Europa. El ejemplo más antiguo de la escritura cretense es una forma de jeroglífico.
Las primeras noticias sobre la existencia de un alfabeto cretense se tuvieron a principios del siglo XX con el descubrimiento, por parte de Arthur Evans, de un gran número de tablillas de arcilla inscritas en dos tipos de escritura no alfabéticas que se basaban en el empleo de dos tipos de signos: simbólicos algunos y lineales-silábicos otros. Ambas escrituras constituían dos métodos independientes para escribir, aunque fueran muy similares en aspecto. Evans llamó a estos dos métodos lineal A y lineal B.
El Linear A constaba de unos 90 símbolos y no ha sido posible descifrarlo porque no se relaciona con ninguna otra lengua europea o de Asia Occidental.
El Linear B exhibe una considerable similaridad con el Linear A, se cree que es un descendiente directo del tipo A. Ademas, es la prueba más antigua de un dialecto griego. Su traducción se atribuye a Michael Ventris, un arquitecto aficionado a la lingüística. Es bastante silábico y se usaba con fines administrativos.
Este es un ejemplo de la
Escritura cretense tipo
Linear A.
Aquí esta el alfabeto usado por los cretenses que pudo ser traducido. (LinearB)
El Alfabeto Griego
Fue un sistema que se desarrolló en Grecia alrededor del año 1000 a.C. Es el ancestro directo o indirecto de todos los alfabetos europeos en la actualidad. Se derivó del alfabeto semítico, igual que el fenicio, pero el Griego se modificó de forma que fuera más eficiente y exacto para escribir los lenguajes no semíticos mediante la adición de varias nuevas letras y la modificación o la eliminación de otras varias. Más importante, algunos de los símbolos del alfabeto Semítico que solo representaban consonantes se modificaron para que representaran vocales. Las consonantes semíticas: 'alef, he, yod, 'ayin y yav pasaron a ser las letras griegas Alpha, Epsilon, Iota, Omicron y Upsilon, representando a las vocales a, e, i, o, u respectivamente. La adición de símbolos para los sonidos vocálicos incrementó la exactitud y legibilidad del sistema de escritura para aquellos lenguajes no semíticos. Antes del siglo V a.C. el alfabeto griego podía ser dividido en dos ramas principales, el jónico (oriental) y el calcidio (occidental). Las diferencias entre ambas ramas eran menores. El alfabeto calcidio fue el que probablemente dio origen al alfabeto Etrusco en Italia en el siglo VIII a.C. el cual dio origen a otros alfabetos itálicos, entre los cuales esta el latín. En el 403 a.C. Atenas adoptó oficialmente el alfabeto Jónico y en los siguientes 50 años casi todos los alfabetos griegos fueron reemplazados por él. El alfabeto griego estaba escrito, como sus antecesores semíticos de derecha a izquierda. Esto dio lugar gradualmente al estilo Boustrofedon (de derecha a izquierda y luego viceversa) hasta llegar a escribirse todo de izquierda a derecha en el 500 a.C. El alfabeto clásico tiene 24 letras, 7 de las cuales son vocales y consiste de letras mayúsculas ideales para inscripciones en monumentos. De ahí, se derivaron tres escrituras, más amigables a la escritura a mano: uncial que eran las mayúsculas clásicas adaptadas para escribir en pluma y papel; cursiva y minúscula que eran similares a las formas actuales de escribir, con letras unidas y modificaciones considerables en cuanto a la forma de la letra. El Uncial dejó de utilizarse en el siglo IX a.C. y la minúscula que la reemplazó se desarrolló hasta alcanzar la forma moderna de escritura griega.
El Alfabeto Latino
También conocido como Alfabeto Romano, es el sistema alfabético más usado en el mundo. Se desarrolló a partir del Alfabeto Etrusco en algún momento anterior al año 600 a.C.. La inscripción latina más antigua conocida hasta el momento aparece en el Praeneste Fibula, un broche que data del siglo VII a.C. en la cual se lee: Manios med fhefhaked numasioi (en latín clásico "Manius me fecit Numerio" que significa "Manius me fabricó para Numerio"). También existe una inscripción vertical en una pequeña pilastra en el Foro Romano, que es casi contemporánea del broche. El alfabeto latino clásico consistió de 23 letras, 21 de las cuales se derivan directamente del Alfabeto Etrusco. En tiempos medievales, la letra i se diferenció en i y j y la v pasó a convertirse en u, v y w, produciendo un alfabeto equivalente al moderno que tiene 26 letras. Algunos lenguajes europeos actuales que usan el alfabeto latino no usan la letra que y w y algunos agregan letras. En los tiempos de la Antigua Roma hubo dos clases principales de escritura latina, las mayúsculas y la cursiva. También hubo variaciones de escritura donde se mezclaban las mayúsculas con letras cursivas o semi cursivas.
Bibliografía
· Enciclopedia Britannica On-Line http://search.britannica.com
· Ancient Scripts of the World http://rabbitmoon.home.mindspring.com/asw/ws.html
· Enciclopedia Encarta 97 Deluxe
· PIJOAN, J., "Historia del Arte", Tomo 2, Editorial Salvat, Barcelona, España, 1973.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje