Despido sin indemnización

Respuesta de
a
Usuario
Bueno ya soy una más que se une al grupo de desempleados, mi problema es el siguiente:
Estoy trabajando en un restaurante 1 año y 3 meses. El negocio no va demasiado bien y para colmo enfermo y estoy de baja para largo. Yo tengo amistad con mis jefes y entiendo que el negocio no funciona y me proponen darme de baja y arreglarme los papeles para el paro. Y las preguntas son:
Si firmo la renuncia de la indemnización, tengo las pagas prorrateadas y 15 días de vacaciones disfrutadas ¿cuánto cobraré de finiquito?
¿La paga de beneficios se contabiliza como la de navidad y verano o es a parte?
¿Los 15 días de este mes que no los he trabajado por estar de baja por incapacidad temporal me los pagarán con los descuentos aplicados por la misma o será el sueldo de siempre?
Y por último ¿hay algún otro tipo de acuerdo al que podamos llegar para no salir perdiendo ninguno de los dos?
Muchas gracias de antemano.
Experto
Obligar al trabajador a renunciar implica indemnizarlo
 
Si una empresa induce u obliga a un trabajador a renunciar, se asimila al despido sin justa causa y en consecuencia debe pagarse la respectiva indemnización.
Algunas empresas ente la necesidad o el deseo de despedir a un trabajador y hacerlo sin pagarle la indemnización que por ley le corresponde, lo inducen u obligan a que renuncie voluntariamente para hacerle "el quite" al pago de la indemnización.
Para esto recurren a estrategias como el no pago oportuno de sueldos, al maltrato presión psicológica, cambio de condiciones de trabajo, exigencias adicionales y un sin numero de "artimañas", con el fin que el trabajador decida que lo mejor es conseguir un nuevo trabajo y marcharse.
Si bien el trabajador, como consecuencia de situaciones como las enunciadas puede renunciar voluntariamente, necesariamente no quiere decir que se exime al empleador de pagar indemnización por despido sin justa causa.
Recordemos que renunciar por justa causa implica o es equivalente al despido sin justa causa, y bien sabemos que cuando hay despido sin justa causa se debe indemnizar al trabajador. [Consulte: Terminación del contrato de trabajo por justa causa, Liquidación del contrato de trabajo]
Siempre que el trabajador pueda probar que ha sido inducido u obligado por parte de su patrón a renunciar a su trabajo, podrá alegar el la renuncia por justa causa y por consiguiente exigir el pago de la indemnización.
Existen casos en que el empresario debe retirar a un empleado, pero si no existe una justa causa contemplada en la ley, lo correcto y justo es despedirlo y pagarle la indemnización correspondiente, puesto que si se recurre a presiones para que este "voluntariamente" presente su renuncia, además de ser una actuación poco "ética" se corre el riesgo que el trabajador demande y consiga de todas formas el pago de la indemnización.
En ocasiones no es suficiente con actuar de acuerdo a la ley, sino que se debe actuar de forma correcta, puesto que el juez, a la hora de tomar una decisión puede no mirar la ley de forma aislada, sino que la puede [¿debe?] Evaluar según las circunstancias y los hechos, lo que significa que aunque la causa por la que el trabajador decida renunciar voluntariamente, no esté taxativamente señalada por la ley como justa, puede ser considerada por el juez como justa sustentado en la jurisprudencia existente sobre el respecto.
La legislación laboral fue redactada para defender al trabajador de los abusos del patrón, por lo que esta siempre tiende a beneficiar al empleado. Así como la legislación tributaria se inclina a favor de los intereses del estado, la legislación laboral se inclina a favor de los intereses del trabajador, razón por la cual es imperante ser cuidadoso a la hora de actuar en lo referente a las obligaciones laborales y respecto de cualquier otro aspecto relacionado o derivado de un contrato laboral.
El hecho que un trabajador por desconocimiento o por "no meterse en problemas" decida renunciar "pacíficamente" e irse a buscar otro empleo sin reclamar sus derechos, no implica que el riesgo no exista o que las cosas se hicieron bien. No falta que exista un empleado que conozca la ley o consulte a Gerencie.com y decida iniciar una acción legal contra la empresa, y esta deba pagar cuantiosas sumas de dinero, además de sufrir un desgaste administrativo que puede evitarse desde un principio.
Tanto en cuestiones tributarias como laborales, lo que inicialmente puede resultar económico, finalmente puede resultar sorprendentemente costoso para la empresa, por lo que la prudencia siempre debe ser fiel compañera en el proceso de toma de decisiones administrativas.