Intento controlar mi mente, pero no lo olvido, lo amo, ¿Qué haré?

Hola de nuevo de parte de Loere,

tengo nuevas para mi historia. Te cuento para saber tu opinión:

Hace tres días llamé a mi ex, me armé de valor, le dije que lo que le diría no le ofendería pero que si le molestaba me colgara, tomó aire un rato y tras esperar, lo primero que me dijo: "Yo no sé si lo sabes pero no voy a volver contigo".

Me quedé mal, pero le contesté en modo mentiroso: "ni yo" "Sólo quiero explicar porqué me comporté así en la relación aquella, me sentiré mejor" y me dijo que si era para sentirme más aliviada pues sí.... Todo adornado de arrogancia y resentimiento.

Cuando estaba en mitad de mi charla, casi apenas habló, hasta que dije: ya no siento lo mismo por ti (mentía) y dijo: "vale".

Me interrumpió con otras cosas que no vienen al cuento, muy disgustado me dijo: "pues yo no tengo nada que decirte, sigo parado, he perdido la mano en la soldadura porque no pude entrar en el curso que tu no querías que entrara y están todos mis compañeros allí, muchas veces lo he pasado mal y me han entrado ganas de llamarte..., así que ya te he dicho todo lo que tenía que decirte, y no estoy buscando trabajo..." Sobradamente dolido conmigo, le dije que no me culpara de todas sus desgracias, que yo, también lo pasé mal, que no me viera como un monstruo porque fui yo, en lo bueno y en lo malo, pero honesta y le quise siempre. La verdad que mi charla fue extremadamente sincera, pero él, como ya dije, no cree en mis palabras: "Ese rollo que estás soltando es muy bonito, y a mi las palabras me sobran, tu es que tienes una facilidad de palabra Ana..." Lo reiteró varias veces. Me dio la sensación nuevamente como si no quisiera dejarse arrastrar por mi o por mis palabras.

Se interesó por mí, me dijo: ¿Ana, te has vuelto a pelear? Eso lo repitió varias veces, o, ¿Has dejado de fumar?, ¿Has ido a ver a tu madre? ¿Le hablas de mi a la psicóloga? ¿Cómo está tu familia?...

Respecto al tema de las peleas, me dijo: "me insultabas..." le pedí perdón y me dijo algo confuso, primero soltó: "No te perdonaré hasta que no demuestres que has cambiado" , yo le dije que no tenía ya que demostrarle nada, y luego cambió de parecer, dijo que me perdonaría cuando yo me haya perdonado a mi misma dejando de pelear con los demás... Osea, un perdón simbólico, pero muy confuso, estaría nervioso...

Le hablé desde el corazón, no pretendía convencerle, pero fui muy convincente, incluso me peleó varias cosas de forma sutil, cosas como que yo no cambiaría, que daba con los problemas pero no con las soluciones... Le dije que no me arrepentía del día que contesté a aquel anuncio suyo pues a pesar de todo había sido la primera vez que amé y había sido amada, a esto que el contesta: Pues yo me he acordado hoy de ese anuncio... Y le dije: ¿Te has acordado para mal, verdad? Y me dijo que sí.

Nuevamente le pedí que no me culpara de su situación laboral, me reprochó que había perdido oportunidades por mi, yo le dije que también pero que reprocharle no servía de nada, lo hice en su momento porque quise y nadie me obligó. Estaba todo el tiempo como queriendo acabar pero la verdad es que me atendió y cada vez más amable... Al principio no tanto. Me dijo hasta de risas: "Hay que ver lo que pasa entre decir adiós y colgar..." Pero seguía... Estuvimos casi hora y media.

CUando ya dije todo lo que pensaba, le comenté si quería mantener conversación, me dijo que me había borrado de todo, por el tema del cero contacto, que no me quiere tener como amiga que le resulta difícil de digerir... Sí como una conocida, que no quiere estar hablando todos los días a todas horas (Yo le dije que tenía personas para hablar especialmente, mal hecho, no sé porqué dije eso) entonces me dijo: bueno, Ana, como queriendo colgar..."otro te diría venga ala, adiós..."

Pero le repetí, si quería mantener algún contacto, y empezó a decir cosas que no entendía, como si hablara para él mismo, ni lo entendí: "no quiero llegar un día tarde trabajo y recordar y hacerme daño (o algo así, no puedo descifrar) "es que te quie-" y cortó la palabra y siguió dando argumentos que no entendí muy bien, la verdad. (¿Subconsciente?)

Entonces le dije que para mí no había daño, ya no había vuelta de hoja estaba cerrado ese capítulo (mentí haciéndome la dura) y que por tanto no tendría porqué haber daño pero que si se lo hacía me apartaba ahora mismo, y me dijo: No, no , no es eso... Y empezó de nuevo a soltar algo que no entendí.

Finalmente me dijo: "Dame tiempo.... Dame tiempo"....

Dije: Pero si me has borrado...

Y dijo: "Pues háblame tú!!!!"....

Yo pensé, ¿Tiempo para olvidarme?... ¿Se contradice?

Al final hablamos del día de cuando lo dejamos, le dije es que no entiendo estábamos al día anterior abrazándonos muy bien y al día siguiente ya se acabó, y me dijo: "Ana, es que no era sólo una cosa..." Y dije: "Ya, ya, había mucho detrás..."

Hay cosas que yo no sabía, me dijo: "tuve que recogerte un papel cuando tu habías tenido 3 meses para recogerlo y mi padre se enfadó por no acompañarle... Mi madre enfadada, mi hermano salió y me dejó el mando de la play en la mano.... Y yo me sentí tan mal con el mando de la play (yo siempre le decía que no hacía nada para buscar trabajo y se la pasaba en tonterías) y al ratito, recibí tu mensaje con esa soberbia tuya diciendo: ¿has recogido ya mi título?...

Yo lo apoyé, le dije que llevaba razón que estábamos muy presionado por todo. Y que incluso le iba a enviar un correo diciéndole que estaba muy enamorada que la entrevista a la que me llevó el día anterior muy bien... Y estaba muy feliz.... Además que el me dijo que si me salía aquel empleo le gustaría pasar una noche de hotel sólo para abrazarme y yo le peleé como siempre por todo, diciendo que yo no estaba para esas cosas, que buscara empleo, que necesitábamos ese empleo para ahorros... En fin...

Esa fue la conversación. La verdad que pudimos dialogar.

Pero claro, estoy más triste que antes, no va a volver conmigo, ya me lo ha dicho bien claro, por mucho que me quiera (tal vez no como antes) va intentar de enterrar esos sentimientos como sea porque soy dañina para él, o esa es mi percepción.

Y mis días pasan en este pueblo y sólo me aferro a la alegría del pasado, y no puedo más. Ya no le hablo, dicen que es mejor que pase el tiempo, también que lo olvide ya, que no me aferre a sus palabras, que hace todo lo posible por olvidarme y es firme en su decisión, y yo quiero arrancarme la vida porque me duele a rabiar todo.

Dicen que, cuando el fuego lo abrasa todo, pueden nacer de nuevo las flores. Quizás cuando se le pase...

0

Añade tu respuesta

Haz clic para o