¿Qué hago con mi relación? Necesito ayuda

Es un poco largo de contar. Yo tengo 30 años y él tiene 22; aunque la diferencia puede parecer mucha, él es muy maduro para su edad, ya no vive con sus padres y trabaja para mantenerse. Lo conocí porque trabaja como mesero en el bar de un conocido mío; desde la primera vez que lo vi, me encantó. Debo reconocer que, al principio, yo lo único que quería era acostarme con él (como he venido haciéndolo desde que salí del closet), pero poco a poco fuimos conviviendo hasta que iniciamos una relación. Cabe aclarar que él tenía poco de haber tronado con su ex novio, donde hubo una situación traumática donde él fue maltratado física y psicológicamente.
Todo iba muy bien. Salíamos, compartíamos cosas, teníamos gustos en común, y aunque nunca tuvimos sexo, pues si era muy romántico pasar noches abrazado a él. El problema comenzó cuando yo le propuse tener sexo, el se rehusó diciéndome que no quería que conmigo ocurriera un acostón más de los muchos que ha tenido, sino que quería HACER EL AMOR, pero para eso tenía que haber amor, y por el momento no me amaba, aunque me quería mucho y estaba a gusto conmigo. A partir de ese momento, yo me sentí muy inseguro acerca de si debía continuar ahí o dejarlo, pero siempre era muy cariñoso conmigo y eso me encantaba, así que opté por reprimir mis dudas.
Después hubo otro problema, un mesero abandonó el trabajo y él tuvo que quedarse a cubrirlo; durante casi mes y medio no tuvo un solo día de descanso y era complicado vernos. Nos las arreglábamos para vernos por lo menos un día a la semana, a la hora de la comida, pero se me iba el tiempo y llegaron a llamarme la atención en mi trabajo por llegar tarde después de comer. Yo varias veces hablé de la situación con él, pidiéndole que la arreglara, ya no por mí, sino por él mismo, porque en una ocasión se le subió la presión y se puso muy mal; además de que su mamá tenía que ir a verlo al bar porque, de otro modo, no se verían. Discutimos en varias ocasiones por estos temas, pero siempre encontrábamos la forma de arreglarlo.
Hasta que un día, hace tres semanas exactamente, tuvimos una discusión por el horario en que nos veríamos para una cita. Tengo que reconocer que tengo un carácter un tanto difícil, y aunque no soy de hacer escándalos ni explotar, pues en mi cara y mi tono de voz se nota la molestia. Por esa discusión yo me molesté y él lo notó, su respuesta fue: "si tienes otro compromiso ese día, adelante, por mí no te detengas" y me colgó; no es que yo tuviera un compromiso, sino porque de alguna manera quise ejercer presión para que nos viéramos lo antes posible, y eso no le gustó. Después de eso, yo me aparecí en el bar, lo vi de lejos y no me peló, porque estaba ocupado. Al día siguiente volví a ir y me contestó muy molesto que estaba trabajando y que no tenía tiempo; prácticamente me corrió del lugar y me amenazo diciéndome que, si no me iba, jamás lo volvería a ver.
Días después me fui de viaje a San Francisco, y en ese tiempo no paré de llorar. Entiendo que puede haber sido molesto por ejercer presión, pero tampoco creo haber hecho algo que cualquier persona no haría en mi lugar. Le he enviado mensajes que no ha respondido. La última vez que le llamé por teléfono, sólo me dijo: "tenemos que hablar, después te busco", pero pasan los días y no me busca.
¿Qué hago? Yo lo amo y no lo quiero perder. Si él decide terminar la relación, pues ni modo, tendré que aceptarlo y continuar con mi vida, pero lo que yo realmente quiero es arreglar las cosas con él. Lo que no entiendo es por qué él insiste en continuar con esta maldita incertidumbre, creo que no hay nada de complicado en decir "si quiero" o "no quiero". ¿Ustedes qué opinan? ¿Qué me aconsejan?

0

Añade tu respuesta

Haz clic para o