¿Cómo hago para que mi esposo se separe de su familia? Ya no se que hacer

Buenas, es que hace poco me case, mi esposo y yo no somos del mismo país, así que me toco irme a mi a vivir allá. Pero el problema es que mi esposo no se quiere separar de sus papas, su mama es una señora regañona y mandona que le gusta que todo el mundo haga lo que ella diga, me vive diciendo que debo hacer, como lo debo hacer, como ser con mi esposo, se mete en todo, me pasa las cosas de el para que las organice, me regalo unos guantes para que yo no me lastimara lavando la losa, que tal? me regaño delante de mi familia, ahora ellos en la familia acostumbran almorzar todos los domingos allá, y pues eso para mi no es nada agradable, yo quisiera compartir mas tiempo con mi marido, teniendo en cuenta que nuestra relación siempre de lejos, y pues los únicos días que tenemos libres para los dos son los fines de semana, el sábado trabajamos hasta medio día, porque trabajamos en su finca, y vamos a la ciudad el fin de semana osea que llegamos el sábado por la tarde, por lo que prácticamente solo tenemos el domingo para los dos y el quiere que vayamos allá todos los domingos, ademas compro una casa al frente de una que compro su mama, en este momento me encuentro en mi país pero en dos días llego, le dije que yo quería llegar a un hotel porque no quería llegar a la casa de sus papas, por lo que no me siento tranquila y ahora me salio con que estaba buscando un hotel cerca a su casa, porque sus cosas están en la casa, para que diablos quiere un hotel cerca a su casa? la verdad yo no se que hacer, el dice que quiere pasar tiempo con sus papas porque son de edad, pero me parece egoísta porque yo a los míos solo los puedo ver una vez al año y mi mama esta enferma ella sufre de depresión. No se que hacer para que mi marido se destete. Por favor necesito un consejo urgente o sino creo que mi matrimonio no va a funcionar.

1 respuesta

1
Respuesta de

El verdadero problema es que la gente no considera que el matrimonio es una vocación al amor, una vocación a la santidad, y podría pensar que es para pasarlo bien, cuando no es así.

Muchas consideraciones deben tomarse antes de contraer matrimonio, y la decisión debe ser desde el amor, desde Dios.

Una vez tomada la decisión y asumido el compromiso, las cosas no se solucionan desde la superficie, ni pensando en las propias apetencias o intereses, sino que hay que seguir afrontándolo de la mejor manera desde el amor, sin pretender que la dificultad no existe, porque eso no va a ser así, y menos en la dificultad que mencionas, pero lo que sí puedes es mejorar tu parte, y ello conllevará cambios, y tú lo verás de otro modo (sin pretender como te digo, resultados como sea, o por cualquier vía; entre otras cosas, difícilmente en este caso, además, sería así; sólo funcionará la solución buena en aunque no se obtengan los resultados según las apetencias de uno, lo cual ni siquiera debe ser el objetivo).

Tú te has casado con una persona, no con una ilusión, ni con una faceta de la persona, sino con toda ella; y te habrás comprometida a amarla hasta que la muerte os separe, y eso es lo que tienes que hacer. Y para amar tienes que pensar en su bien como persona y eso por encima de tus intereses superficiales. Te recomiendo tener una vida encaminada hacia hacer todo el bien que puedas, y ayudarlo a él a lo mismo; esto, ayudará, además a ir poniendo las cosas en su sitio, a no dejarse llevar meramente por lo emocional, por el sentimentalismo, etc., sino por el bien de verdad, buscando el bien real de las personas, y no su complacencia o alimentar sus intereses superficiales. Para ayudar a tu marido tienes que hacer tú lo mismo; no lo podrías ayudar si tú vives para ti misma. Te recomiendo hacer oración mañana y noche y pensar en lo que vas a hacer, y lo que has hecho, y en todo procurando depurar y purificar tu amor; por supuesto que estando en Gracia de Dios. Y es muy importante que te sientas totalmente dueña de tu conducta, lo cual no harás con una mera fuerza natural, sino que necesitas una fuerza sobrenatural, la Gracia de Dios. En este sentido yo te diría que no te sientas obligada absolutamente a nada que tú no consideres que es bueno, ni siquiera a mencionar una simple palabra. Cuesta el defraudar las apetencias de los demás, e incluso te podrías encontrar con ataques de nervios fruto de la soberbia y al no poder dominarte, pero no te preocupes, que si haces lo que Dios dice, siempre será mejor, pero eso te exigirá un esfuerzo, como ves. Te puedo explicar más, si quieres.

Te dejo lo siguiente para leer:

http://opinionestemasdeactualidad.blogspot.com/2012/02/factores-tener-en-cuenta-la-hora-de.html

Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje
¿No es la respuesta que estabas buscando? Puedes explorar otras preguntas del tema Relaciones de pareja o hacer tu propia pregunta: