No se que hacer con mi perro

Respuesta de
a
Usuario
Hola tengo un perro pequeño, alegre y muy bonito pero tengo un problema enorme con el en cuanto salimos mi mujer y yo del piso se pone a ladrar como un loco y de verdad que no se que hacer ya que los vecinos ya se han quejado varias veces e pensado en dárselo a alguien o llevarlo a algún veterinario para que... pero la verdad es que me duele en el alma y no quiero para que voy a decir otra cosa pero es que ya estoy desesperado no se que puedo hacer tiene ahora un año y he aguantado todos los destrozos de zapatillas y todo lo que pillaba como cosa normal en un animal pequeño pero lo de ahora me desborda ¡Ayuda por favor!
Experto
No te voy a dar mi opinión sobre lo que me comentas. La verdad es que lo de tener un perro debería ser parecido a sacarse el carnet de conducir porque se adquieren responsabilidades. Si tienes n hijo y no te sale como esperas... no lo "devuelves"! Pero es igual.
No es muy difícil de entender que lo que le pasa a tu perro es una confusión de costumbres. Es decir que si le tienes a que cuando ladra o llora le coges, pues él entiende que si ladra o llora en tu ausencia, volverás antes. De todas formas me extraña mucho que ningún veteriario te haya asesorado en esto porque el tema es tremendamente sencillo. Sólo has de tener un poco de paciencia.
Lo primero que debes hacer es enseñarle a ladrar. Pero que lo haga cuando tú se lo digas. Una vez que sepa cuando tiene que ladrar, podrás enseñarle a que no lo haga. Pero sólo cuando haga lo primero a la perfección.
Te explico a continuación como has de hacerlo:
¿Por qué ladran los perros?
Es normal que los perros ladren. Pero el ladrido persistente es inaceptable, y se les puede enseñar a que no lo hagan.Un ladrido puede significar muchas cosas. Puede ser un saludo a un humano especial, una petición de jugar o una forma de llamar la atención.
Los perros ladran para amenazar a otros animales y personas, o para pedir compañía si están solos. A veces el ladrido es adecuado y aceptable, pero otras no. El ladrar para pedir atención suele ser una medida exitosa. Un perro que ladra cada vez que alguien se acerca a la puerta anunciará a las visitas y mantendrá alejados a los ladrones, pero uno que siga ladrando suele ser extremadamente molesto tanto para los dueños como para sus vecinos.
Los perros consideran quienes llegan a la casa como intrusos potenciales, y es posible que les tengan miedo. Ladran para hacer huir a esos "intrusos" y en muchos casos el sistema funciona, especialmente si -como ocurre con los carteros- el "intruso" no tenía ninguna intención de quedarse.
Enseñándole a no ladrar
La reacción natural es decirle al perro que se calle, o distraerlo con juguetes e incluso comida.
No intentes controlar los ladridos gritándole al perro, porque pensará que quieres unirte al concierto y ladrará todavía más fuerte. Cuando tu perro ladre, no hagas caso de él. No lo acaricies ni le hables, porque lo interpretará como un elogio.
Para enseñar a un perro a estar callado, antes debes enseñarle a ladrar cuando se lo ordenes. Esto puede hacerse estimulándolo a ladrar. Usa algo por lo que normalmente ladraría, como su comida o una pelota. Cuando tu perro empiece a ladrar, usa una orden como "¡Ladra!" y recompénsalo. Si puedes, mantenlo ladrando durante unos segundos. Cuando tome la recompensa tendrá que dejar de ladrar, porque entonces tendrá la boca ocupada.
En cuanto haya aprendido a obedecer la orden de ladrar, podrás enseñarle a obedecer la orden "¡Silencio!". Cuando el perro lleve varios segundos ladrando, finge que vas a recompensarlo, y cuando se calle para recibir su recompensa di "¡Silencio!" y recompénsalo. Este ejercicio de adiestramiento requiere bastante práctica, pero lo principal es saber escoger el momento adecuado.
Suerte!