Mi cachorro ladra, llora por las noches

Muy buenas hace tres días adquirí un cachorro de Chow-Chow. Tiene algo más de 2 meses. Al principio se mostraba tímido, se quedaba donde le poníamos y no hacía ningún ladrido ni nada. Siempre quiere estar conmigo o con mi pareja, aunque sobre todo le gusta que estemos los dos... en cuanto nos levantamos, nos movemos o lo que sea, está pendiente de donde vamos, si volvemos, si le dejamos solo e incluso nos sigue para no quedarse solo. Vivimos en un piso pequeño y le pusimos su camita en la cocina junto con su bebedero y comedero. Cómo es lógico, al ser cachorro y no tener todas las vacunas ni más de tres meses no puede salir a la calle, por lo que orina y defeca en casa, principalmente en el pasillo y cocina. Pensamos que durmiendo en la cocina acotaríamos el problema de encontrarnos toda la casa, por la mañana, llena de sus "necesidades", así que la primera noche le encerramos en la cocina con su camita y todo para que durmiera. Se quejó un par de minutos pero en cuanto apagamos las luces y dejamos de hacer ruido el perro se quedó tranquilo y no le escuchamos hasta que nos levantamos por la mañana. De maravilla. La segunda noche hicimos lo mismo. Esta vez el perro protestó quizás algún minuto más... pero igual que la primera noche, en cuanto nos callamos y apagamos todo se quedó callado. Esta tercera noche sin embargo ha sido una pesadilla. Hicimos el mismo proceso, pero esta vez no ha parado de ladrar, llorar... de todo. Arañando la puerta, empujándola... Casi ha estado así una hora hasta que se calló. Pero a las 3 de la mañana ha vuelto a ladrar y llorar unos 5 - 10 min hasta que ha vuelto a callarse solo.
Estoy viendo que cada vez va a peor, cada vez soporta menos estar solo y se pone más escandoloso, nervioso... También temo por los vecinos...¿Qué podemos hacer para que se acostumbre a dormir el sólo en la cocina? No quiero tenerle dando vueltas por la casa toda la noche, defecando donde quiera y dando posibles golpes y ladridos en la puerta del dormitorio si le dejo salir de la cocina y tampoco quiero que duerma en nuestra habitación, creo que sería una mala costumbre imposible de quitar después.
A ver si me puede alguien echar una mano gracias!

1 respuesta

1
Respuesta de
Hola, Pablink:
El problema que planteas es muy común y todos los que tenemos perro pasamos por eso. Vaya por delante que tres días es un plazo muy corto, el perro acaba de ser separado de su madre y sus hermanos, de su ambiente y de una rutina para ingresar en otra manada, en otro ambiente y con otros "padres". Dale tiempo, el pobre está descolocado.
Lo de las cacas es normal también, tenéis que irle enseñando a hacerlas en el mismo sitio (una caja con papel de periódico, por ejemplo), pero tampoco esperéis milagros instantáneos. Calculad el tiempo que pasa entre las comidas y las cacas, y estad pendientes: en cuanto veáis que se pone en postura, llevadle a donde queráis que las haga y premiadle cuando termine. Si le pilláis haciéndolo fuera del sitio, basta con que le gritéis un NO fuerte y seco, que empiece a asociar ese NO con un elemento disuasorio. Además, es una raz amuy limpia, de modo que no tardará en corregir esa actitud.
Pero lo más preocupante de tu correo, y lo que os puede traer más problemas a la larga es lo que mencionas de "Siempre quiere estar conmigo o con mi pareja, aunque sobre todo le gusta que estemos los dos... en cuanto nos levantamos, nos movemos o lo que sea, está pendiente de donde vamos, si volvemos, si le dejamos solo e incluso nos sigue para no quedarse solo."
El cachorro puede estar desarrollando lo que se llama "hiperapego", que es una dependencia cuasi patológica de sus superiores, o sea, vosotros. Tan malo es un perro muy independiente como uno que no sabe estar solo. El hiperapego suele desembocar en la llamada Ansiedad por separación, lo que significa que cuando se quede solo en casa hará destrozos en la casa, se hará pis por todas partes y/o no parará de ladrar (lo que tú dices que está empezando a hacer por las noches, es decir, cuando se queda relativamente solo).
La ansiedad por separación es bastante frecuente y relativamente fácil de solucionar. Todo pasa por educar al perro de manera firme y clara (con un cachorrito es complicado porque te ganan con una mirada, pero hay que mantenerse en tu puesto), y que los dos tengáis claro lo que el perro puede y no puede hacer, cómo, cuándo, etc. Un conjunto de reglas claras, fijas e inevitables le hará la vida mucho más fácil a él y a vosotros.
Buena parte del comportamiento que explicas se dirige a reclamar vuestra atención. Evitad eso como sea. Cuando se ponga nervioso, ladre, etc., no le hagáis ni caso. Dirigíos a él sólo cuando esté tranquilo y distraído. Eso le manda un doble mensaje: no le sirve para nada ponerse así (no gana vuestra atención) y además, sólo vosotros podéis reclamar su atención, como superiores suyos, y no al revés. Pero ojo, a los perros les basta una mirada para entender que han ganado vuestra atención, y si eso ocurre, seguirán con esa estrategia. Vamos, que cuando digo que no le hagáis ni caso me refiero a eso, a que le ignoréis por completo, ni mirarle siquiera. Tenéis que educarle desde un principio en que vosotros mandáis y él obedece, y punto. Es importante que los dos sigáis esa estrategia en todas las ocasiones. Basta con que os saltéis las reglas una vez para que le abráis una puerta a la esperanza, y seguirá intentándolo. No le dejéis pasar ni una.
De todos modos, si quieres más info, pregúntame dentro de una semana y me dices cómo ha evolucionado el perro.
Saludos
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje