Necesito información sobre tratamiento térmicos y tratamiento superficiales para un examen

Hola Miguel buenas:
Tengo que hacer un examen de tratamientos térmicos(temple, recocido, revenido y normalizado), y tratamientos superficiales (sementacion, galvanizado y nitruracion), no nos han dado nada en el temario y no encuentro nada que defina estos temas intensamente, me gustaría si tu puedes y claro, quieres que me orientaras un poco de donde puedo sacar información.
Muchas gracias.
1

1 respuesta

Respuesta
1
Temple, en metalurgia e ingeniería, proceso de baja temperatura en el tratamiento térmico del acero con el que se obtiene el equilibrio deseado entre la dureza y la tenacidad del producto terminado. Los artículos de acero endurecidos calentándolos a unos 900 °C y enfriándolos rápidamente en aceite o agua se vuelven duros y quebradizos. Si se vuelven a calentar a una temperatura menor se reduce su dureza pero se mejora su tenacidad. El equilibrio adecuado entre dureza y tenacidad se logra controlando la temperatura a la que se recalienta el acero y la duración del calentamiento. La temperatura se determina con un instrumento conocido como pirómetro; en el pasado se hacía observando el color de la capa de óxido que se formaba sobre el metal durante el calentamiento.
El término temple también se utiliza para describir un proceso de trabajo en frío que aumenta la dureza del metal, sobre todo en el caso de aceros con bajo contenido en carbono y de metales no ferrosos.
Recocido, proceso de tratamiento térmico por el que el vidrio y ciertos metales y aleaciones se hacen menos quebradizos y más resistentes a la fractura. El recocido minimiza los defectos internos en la estructura atómica del material y elimina posibles tensiones internas provocadas en las etapas anteriores de su procesado.
Los metales ferrosos y el vidrio se recuecen calentándolos a alta temperatura y enfriándolos lentamente; en cambio, la mejor forma de recocer el cobre y la plata es calentarlos y enfriarlos enseguida sumergiéndolos en agua. Cuando el volumen de metal o vidrio es grande suele enfriarse dentro del horno de calentamiento; las láminas suelen recocerse en un horno de proceso continuo. El material a recocer se traslada sobre un tablero móvil a través de una cámara de gran longitud con un gradiente (diferencia gradual) de temperaturas cuidadosamente fijado, desde un valor inicial justo por debajo del punto de ablandado hasta la temperatura ambiente en el extremo final. El tiempo de recocido, sobre todo en el caso del vidrio, varía mucho según el espesor de cada pieza; el vidrio de ventana, por ejemplo, requiere varias horas; el vidrio cilindrado necesita varios días, y los espejos de vidrio para telescopios reflectores, varios meses. El recocido es necesario como paso intermedio en procesos de manipulación de metales, como la fabricación de alambre o el estampado en latón, para recuperar la ductilidad que el metal a tratar pierde debido al endurecimiento producido durante la operación de modelado, y para obtener los más bajos valores de resistencia a la deformación.
Cementación, proceso para endurecer las superficies de productos de acero con el fin de hacerlos más resistentes a la abrasión y el desgaste, mientras que el interior permanece blando y por tanto más tenaz y resistente a la fractura. La cementación es importante en la fabricación de engranajes, ejes y otras piezas sometidas a un gran desgaste mecánico. Existen varias formas de realizar la cementación; una de ellas, llamada carburación, consiste en disolver carbono en la superficie; otra, llamada cianurización utiliza sales fundidas a base de cianuros alcalinos, y la nitrurización que consiste en añadir nitrógeno. El acero puede carburizarse rodeándolo de brasas de carbón vegetal, del que absorbe el carbono. Para ello se emplean hornos con una temperatura de 800 a 900 °C, donde el acero permanece durante periodos que van desde varias horas hasta algunos días. A continuación el acero se sumerge con rapidez en agua fría. En otro proceso, las piezas se cementan calentándolas al rojo vivo rodeadas de cianuro de potasio pulverizado, que se descompone y libera carbono. Éste suele disolverse en el acero hasta una profundidad de entre 0,3 y 3 milímetros, según la duración del tratamiento.
Galvanizado, recubrimiento de hierro o acero con una capa de cinc como protección a la corrosión. El cinc se aplica con más facilidad y menor coste que otros revestimientos metálicos como el estaño, el cromo, el níquel o el aluminio.
El método de galvanizado más frecuente es el proceso de inmersión en caliente. Se aplica un baño químico (inmerso en ácido) al hierro para limpiarlo de polvo, grasa y suciedad. Después se lava y se introduce en cinc fundido. En un proceso llamado sherardización, se recubre el producto con polvo de cinc y se calienta en un tambor cerrado durante varias horas a una temperatura entre 300 y 420 ºC. Otro método de galvanizado consisten en depositar el cinc mediante galvanoplastia para obtener una capa de espesor uniforme.
Los demás te lo envío mañana

Añade tu respuesta

Haz clic para o

Más respuestas relacionadas