Cese contrato alquiler

Buenas tardes, me gustaría saber si en el caso de fallecimiento del inquilino (del alquiler de un piso) se anularía el contrato cuyo alquiler está exclusivamente a nombre del fallecido, o si tendrían que hacerse cargo los herederos. Es decir, un familiar con una enfermedad terminal tiene firmado un contrato de alquiler que en unos días va a renovar por 5 años, y queríamos saber si como herederos tendríamos que asumir la deuda o si el fallecimiento es causa justificada para anularse el contrato.
Muchas gracias.
3

3 respuestas

1
Respuesta de
Hola (xxxxxx). Por favor, responda a las siguientes preguntas:
1º) Fecha de celebración del contrato y duración inicialmente pactada.
2º) Si con el arrendatario conviven su mujer, pareja de hecho o hijos dependientes.
Reciba un cordial saludo
Añade un comentario a esta respuesta
1
Respuesta de
Hola. Los herederos del inquilino tienen derecho a la subrogación del contrato en caso de -muerte del arrendatario- tienes tres meses de plazo para comunicar al arrendador el interés por la subrogación si no se comunica en este plazo el contrato quedaría extinguido.
Si se hace uso del derecho de subrogación las deudas del fallecido pasan al nuevo arrendatario.
En caso de no hacer uso del derecho de subrogación la ley de arrendamientos urbanos no indica quien tiene que hacerse cargo de las deudas.
Saludos...
Buenas tardes longinex, me gustaría saber si en el caso de fallecimiento del inquilino (del alquiler de un piso) se anularía el contrato cuyo alquiler está exclusivamente a nombre del fallecido, o si tendrían que hacerse cargo los herederos. Es decir, un familiar con una enfermedad terminal tiene firmado un contrato de alquiler que en unos días va a renovar por 5 años, y queríamos saber si como herederos tendríamos que asumir la deuda o si el fallecimiento es causa justificada para anularse el contrato.
Muchas gracias.
Antes de nada, gracias por contestar. No queremos subrrogarnos, solo saber si tras fallecimiento automáticamente el contrato se anula o si tendremos que hacernos cargo los descendientes del contrato (la deuda) hasta que finalice.
Hay una confusión en lo que escribí, es un contrato por 5 años pero que se renueva cada año...
Gracias de nuevo.
Hola. Si los herederos no están interesados en la subrogación del contrato este contrato queda extinguido y si hay deudas del fallecido, la propiedad tiene muy difícil cobrarlas sin enbarcarse en un costoso proceso judicial.
Saludos...
Añade un comentario a esta respuesta
1
Respuesta de
La materia viene regulada en el art. 16 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, que dice literalmente lo siguiente:
Artículo 16. Muerte del arrendatario
1. En caso de muerte del arrendatario, podrán subrogarse en el contrato:
a) El cónyuge del arrendatario que al tiempo del fallecimiento conviviera con él.
b) La persona que hubiera venido conviviendo con el arrendatario de forma permanente en análoga relación de afectividad a la de cónyuge, con independencia de su orientación sexual, durante, al menos, los dos años anteriores al tiempo del fallecimiento, salvo que hubieran tenido descendencia en común, en cuyo caso bastará la mera convivencia.
c) Los descendientes del arrendatario que en el momento de su fallecimiento estuvieran sujetos a su patria potestad o tutela, o hubiesen convivido habitualmente con él durante los dos años precedentes.
d) Los ascendientes del arrendatario que hubieran convivido habitualmente con él durante los dos años precedentes a su fallecimiento.
e) Los hermanos del arrendatario en quienes concurra la circunstancia prevista en la letra anterior.
f) Las personas distintas de las mencionadas en las letras anteriores que sufran una minusvalía igual o superior al 65 por 100, siempre que tengan una relación de parentesco hasta el tercer grado colateral con el arrendatario y hayan convivido con éste durante los dos años anteriores al fallecimiento.
Si al tiempo del fallecimiento del arrendatario no existiera ninguna de estas personas, el arrendamiento quedará extinguido.
2. Si existiesen varias de las personas mencionadas, a falta de acuerdo unánime sobre quién de ellos será el beneficiario de la subrogación, regirá el orden de prelación establecido en el apartado anterior, salvo en que los padres septuagenarios serán preferidos a los descendientes. Entre los descendientes y entre los ascendientes, tendrá preferencia el más próximo en grado, y entre los hermanos, el de doble vínculo sobre el medio hermano.
Los casos de igualdad se resolverán en favor de quien tuviera una minusvalía igual o superior al 65 por 100; en defecto de esta situación, de quien tuviera mayores cargas familiares y, en última instancia, en favor del descendiente de menor edad, el ascendiente de mayor edad o el hermano más joven.
3. El arrendamiento se extinguirá si en el plazo de tres meses desde la muerte del arrendatario el arrendador no recibe notificación por escrito del hecho del fallecimiento, con certificado registral de defunción, y de la identidad del subrogado, indicando su parentesco con el fallecido y ofreciendo, en su caso, un principio de prueba de que cumple los requisitos legales para subrogarse. Si la extinción se produce, todos los que pudieran suceder al arrendatario, salvo los que renuncien a su opción notificándolo por escrito al arrendador en el plazo del mes siguiente al fallecimiento, quedarán solidariamente obligados al pago de la renta de dichos tres meses.
Si el arrendador recibiera en tiempo y forma varias notificaciones cuyos remitentes sostengan su condición de beneficiarios de la subrogación, podrá el arrendador considerarles deudores solidarios de las obligaciones propias del arrendatario, mientras mantengan su pretensión de subrogarse.
4. En arrendamientos cuya duración inicial sea superior a cinco años, las partes podrán pactar que no haya derecho de subrogación en caso de fallecimiento del arrendatario, cuando éste tenga lugar transcurridos los cinco primeros años de duración del arrendamiento, o que el arrendamiento se extinga a los cinco años cuando el fallecimiento se hubiera producido con anterioridad .
Muchas gracias por responder, ha sido de gran ayuda.
Tengo otra pregunta sobre alquileres, no sé si me podrás ayudar.
Una persona quiere alquilar un piso y el arrendador le ha pedido que una segunda persona le avale, ¿En qué consiste ese aval? ¿Qué responsabilidad tiene la persona que avala con su nómina?
Un saludo.
OJO. El aval significa, ni más ni menos, que en caso de que el inquilino deje de pagar cualquier cantidad que deba por razón del contrato de alquiler (rentas, reparaciones, impuestos...), el arrendador puede reclamársela tanto al inquilino como al avalista. Es decir, el avalista es una persona que GARANTIZA la deuda, de manera que se le pueda reclamar a dos personas en lugar de a una. Siempre se suele buscar a un avalista solvente.
En la práctica muchas demandas se dirigen contra los avalistas.
Antes de avalar a alguien hay que asegurarse que tiene capacidad para reclamar las deudas pues de lo contrario terminaremos pagando nosotros.
Añade un comentario a esta respuesta
Añade tu respuesta
Haz clic para o
Escribe tu mensaje

Más respuestas relacionadas

¿No es la pregunta que estabas buscando?
Puedes explorar otras preguntas del tema Alquileres o hacer tu propia pregunta: